Gigantes: mito, leyenda o realidad

Artículos, investigaciones y conversaciones sobre arqueología e historia.

Gigantes: mito, leyenda o realidad

UNREAD_POSTpor Jose Vergara » 30 Abr 2009, 10:19

Voy a dedicar este tema a los artículos creados por Jesús H. Antelo en su página web.

Como esa página web está alojada en Geocities, y este servicio lo cerrará Yahoo a finales de este año 2009, he decidido transcribirlos aquí para salvaguardarlos.

GIGANTES- MITO, LEYENDA O REALIDAD._1241076160500.png
Avatar de Usuario
Jose Vergara
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 1042
Registrado: 26 Feb 2008, 00:50

LAS AMAZONAS: UNA LEYENDA ENTRE EL MITO DE LOS GIGANTES.

UNREAD_POSTpor Jose Vergara » 30 Abr 2009, 10:21

LAS AMAZONAS: UNA LEYENDA ENTRE EL MITO DE LOS GIGANTES.

AUTOR: Jesús H. Antelo
FUENTE: Gigantes: mito, leyenda o realidad

Y hasta aquí el mito, una raza de gigantes habitantes de un remoto pasado, maestros, guerreros, artesanos, magos, semidioses... Con las amazonas da comienzo lo que podemos considerar una leyenda entre las leyendas. Una raza de mujeres guerreras que destacaron por méritos propios en un mundo dominado por el hombre.

El comienzo de su historia parece remontarse a los tiempos en que Teseo abandonando el trono de Atenas se reune con Hércules para luchar contra éstas. Más tarde Teseo se casaría con Antíope, reina de las Amazonas. Según la leyenda, ambos eran descendientes de Poseidón, es decir, de una raza de gigantes atlantes. Vivían en una isla en el lago Tritón, tenían abundancia de árboles frutales, rebaños de cabras y ovejas. Practicaban la caza mayor y se ejercitaban para la guerra. Una vez derrotados sus enemigos, el pueblo de las Gorgonas y los Atlantes, fundaron la ciudad de Mirina, ciudad que dío origen a otra leyenda según la cual allí solo vivían mujeres y los varones eran entregados a sus padres o simplemente "eliminados". Se dice que el pueblo de las Amazonas ocupó Líbia, Egipto, Siria... llegando a luchar en Atenas hasta ser vencidas por Teseo, después de lo cual se dispersaron; unas se encaminaron hacia el Cáucaso, otras hacia la Dacia... llegaron también a centro europa donde llegaron a ser conocidas como las valkirias y a la tierra de Anthia (en la actualidad la zona de Galicia, León y Asturias). Cuando el imperio atlante se derrumbó, las amazonas se quedaron en las Antillas. Tirso de Molina aseguraba que efectivamente, las amazonsa americanas descendían de las europeas y que habían llegado al nuevo mundo mucho antes de que lo hiciesen los conquistadores europeos.

El nombre de Amazonas (del girego amazoi, sin pecho) les viene dado por una leyenda que corría sobre esta tribu de mujeres donde se decía que de alguna forma se hacían amputar un pecho, bien por medios quirúrjicos, bien extirpándeselo ellas mismas con el fin de poder manejar con precisión el arco. Como expertas guerreas utilizaban también otras armas como la doble hacha y la espada, también un escudo con una luna creciente o una serpiente las distinguía. Formaban un excelente ejército de caballería y parece que prueba de ello son algunas de las tumbas encontradas en Europa donde los cuerpos de algunas de estas mujeres fueron descubiertos junto a sus caballos. Estos pueblos de mujeres eran gobernados por dos reinas, una de las cuales se ocupaba de exclusivamente de la organización militar y la guerra. Su vida en tiempos de paz transcurría en la subsistencia a base de la agricultura, la ganadería y la caza. Parece que el único contacto con los hombres se reducía a esporádicos encuentros períodicos con tribus vecinas con el fin de procrear. Si como resultado de la unión era un varón el que parían éste era devuelto al padre, se le daba muerte o se le cegaba según otras leyendas. Existen relatos en los que se asegura que tras las incursiones guerreras entre los pueblos de alrededror las niñas eran raptadas y separadas de su familia.

De su apariencia física nos llegan diferentes relatos de distintas épocas y lugares con unos rasgos comunes... Fray Gaspar de Carvajal y Fernandez Oviedo dicen de las amazonas americanas que: "hacían tanta guerra como los indios... eran altas, de gran estatura...parecían de una raza diferente a la india y sobresalían por su estatura...mujeres blancas y altas, de cabellos largos y trenzados, armadas con arcos y flechas. Estas mujeres, al igual que las amazonas mitológicas, eran expertas en el arte de la guerra, intrépidas y valerosas".

Cuando Américo Vespuccio llegaba a tierras americanas describió así el encuentro con un pueblo de gigantes posiblemente patagones: "llegaron 36 hombres y algunas mujeres, de tan elevada estatura que cada uno de ellos era de rodillas más alto que yo de pie; en conclusión, tenían una altura de gigantes, cada una de las mujeres parecía Pentiselea y los hombres Anteos...".

Una de las reinas de las Amazonas fue percisamente Pentiselea que destacó por su estatura, hija de Ares y Otrera. Acudió con un ejército auxiliar a Troya sitiada por los griegos; fue muerta por Aquiles, quien más tarde lamentaría su muerte conmovido por su belleza y juventud. Tersites fue asesinado por Auiles por insultar su cadaver. Doimedes, amigo de Tersites, furioso por el asesinato arrojó el cadaver de Pentiselea al río Escarnandro. Recordemos que otra de las reinas Antíope, era descendiende del mítico gigante atlante Poseidón.

En los restos humanos encontrados en lo que fue la antigua Anthia y en otros lugares de centro europa se puede observar que se trata de mujeres de elevada estatura y fortaleza. De los restos arqueológicos se puede deducir que eran inteligentes y dotadas de una gran cultura, constructoras de tumbas, túmulos, conocían el arte de la fundición, la agricultura y la construcción de armas.

Relatos históricos afianzan también la existencia de este mito y así podemos encontrar testimonios como el de Pablo Diácono (vivió en la época de Carlomagno, en el siglo VIII), en el libro I, capítulo XV, de su obra histórica "De los hechos de los Longobardos" (pueblo al cual pertenecía) dice que cuando los langobardos (o longobardos), marchando con su rey, llegaron a un gran río, les fue impedido el paso por las amazonas. Según relata hay una primera lucha en la que los langobardos son vencidos, para después llegar al acuerdo de resolver la lucha en un combate singular con espadas, dentro dle agua, entre una amazona y un guerrero longobardo, resultando vencedor el longobardo y permiténdoles las amazonas continuar en paz su camino.
Este mismo autor, refiriéndose a las amazonas menciona "He oído decir que aún existen en las partes más remotas de Germania".

En el poema épico francés "La Muerte de Manrique (en francés Aymeric)" se menciona que un ejército de 30.000 amazonas guerreras musulmanas, procedentes de un país meridional llamado Femenia, atacaron la ciudad de Narbona, en el Sur de Francia, en los tiempos en que los musulmanes invadieron la Península Ibérica. Posiblemente ésto esté relacionado con el hecho histórico citado anteriormente del ataque a Valencia. Si este hecho tiene alguna base real, podría tener relación con las amazonas musulmanas que atacaron Valencia. Al respecto se cree que: "Hubo auténticas amazonas musulmanas. Traían las de Valencia un corte especial de pelo que Alfonso el Sabio atribuye a un voto por algún motivo particular". Estas amazonas de piel oscura recibieron el nombre de Nugelimath turquía, destacaron por su altura y belleza así como por su gran destreza en el uso del arco.

En tiempos prehistóricos la isla griega de Lemnos estaba habitada solo por mujeres. Esta isla era llamada gynaikokratumene, reinado de mujeres. Los Argonautas llegan a esta isla en su camino a la Tierra de Colchis (al este del Mar Negro) y son bien recibidos por las Amazonas y su reina Hypsipyle.

Las excavaciones en la zona de Poliochni han sacado a la luz un pueblo mayor que todos los conocidos contemporáneos y del doble de Troya. Este poblado de la temprana Edad de Bronce tenía casas espaciosas colocadas en bloques a lo largo de una calzada norte-sur con abundantes pozos y un sistema de drenaje. El pueblo estaba circundado por una muralla de 5 metros de alto con ranuras para arqueros. Esto es sorprendente porque de este período solo en Poliochni se han encontrado puntas de flecha y sería coincidencia que las Amazonas son reconocidas por ser magníficas arqueras. Los habitantes de Poliochni parece ser poseían riquezas pues se han encontrado innumerables tesoros entre las ruinas, además de un punto que hay que señalar: las construcciones de las casas habitación eran uniformemente grandes, lo que demuestra una sociedad con muy pocas diferencias sociales.

Durante unos 400 años (1000-600 A.C.) según los griegos, las Amazonas fueron un pueblo fuerte en la zona turca. Al parecer llegaron a gobernar grandes porciones de Europa, Asia Menor y África. Se establecieron ciudades llamadas Amazonium en Pontus y la Isla de Patmos y numerosas poblaciones antiguas, incluyendo Smyrma y Éfeso, claman haber sido fundadas por ellas. Varias ciudades acuñaron monedas, erigieron estatuas y templos en honor de sus fundadoras. Y aunque los mismos griegos más tarde trataron de disminuir las leyendas tachándolas de falsas, si las mujeres guerreras nunca hubieran existido, nunca hubieran invadido Atenas, como Plutarco y muchos otros aseguran que lo hicieron.

Conocidas como oyorpatas en el Cáucaso, marpasias o getas en la Dacia, en Hungria se las llamaba gyenes, conocidas por todo el centro europa como valkirias; las amazonas dejaron a su paso un estilo de vida y una organización social que todavía perdura hoy en día en muchas zonas de la geografía no solamente europea. El fenómeno social conocido por "amazonismo" ha sido estudiado por investigadores e historiadores de muchas épocas. Hoy aún perviven costumbres y ritos entre la sociedad y folklore de muchos pueblos en los que el papel que desempeña la mujer en la sociedad es de vital importancia. Son sociedades conocidas como matriarcales y la proximidad o referencias de asentamientos amazónicos cercanos hace sospechar que ciertos roles sean heredados de éstas. En muchos pueblos es la mujer quien elige la pareja, se ocupa de las tierras, el ganado y gobierna la familia.

Mujeres independientes y autosuficientes, adoradoras de Diana-Artemisa, diosa de la caza, diestras en el arte de la guerra, de una fortaleza y belleza envidiables. Un pueblo pacífico que vivía de la agricultura y la ganadería pero a la vez celoso de su independencia que defendería hasta la muerte, valiente pero jamás ensañado en las crueldades propias de la guerra. Logró subsistir miles de años para ser enterradas y olvidadas por un mundo dominado por el hombre el cual intentó relegar su existencia al mito y la fantasía...

Bibliografía: Mitología Ibérica, de M. D'Obrheravt. Año Cero, núm. 04-153. Diccionario de la mitología mundial.
Avatar de Usuario
Jose Vergara
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 1042
Registrado: 26 Feb 2008, 00:50

UN REPASO POR LOS TEXTOS SAGRADOS MAS RELEVANTES.

UNREAD_POSTpor Jose Vergara » 30 Abr 2009, 10:37

UN REPASO POR LOS TEXTOS SAGRADOS MAS RELEVANTES.

AUTOR: Jesús H. Antelo
FUENTE: Gigantes: mito, leyenda o realidad

En textos religiosos, tanto apócrifos como bíblicos, podemos encontrar referencias a seres ¿mitológicos?, gigantes, de "gran talla", héroes legendarios, que vivieron en la tierra desde tiempos inmemoriales. ¿Son tal vez fruto de leyendas o de la imaginación de nuestros antepasados?, si existieron ¿en qué momento de la historia?, ¿hay pruebas de su existencia?, ¿por qué desaparecieron?.

Las primeras noticias que tenemos de su existencia se remontan a tiempos muy lejanos. En los primeros libros de la sagrada Biblia, concretamente en el Génesis, podemos leer los siguientes textos:

Génesis, 6,1 a 8:"Cuando comenzaron a multiplicarse los hombres sobre la tierra y tuvieron hijas, viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron de entre ellas por mujeres a las que quisieron. Y dijo Yavé:<<No permanecerá por siempre mi espíritu en el hombre, porque no es más que carne.Ciento veinte años serán sus días>>.

Existían entonces los gigantes en la tierra, y también después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y les engendraron hijos. Estos son los héroes famosos muy de antiguo.

Viendo Yavé cuánto había crecido la maldad del hombre sobre la tierra y que su corazón no tramaba sino aviesos designios todo el día, se arrepintió de haber hecho al hombre sobre la tierra, doliéndose grandemente en su corazón, y dijo:<<Voy a exterminar al hombre que creé sobre la haz de la tierra; y con el hombre a los ganados, reptiles y hasta las aves del cielo, pues me pesa de haberlos hecho>>. Pero Noé halló gracia a los ojos de Yavé."

Sabiduría 14,6:"Y habiendo perecido al principio los orgullosos gigantes, la esperanza del mundo escapó al peligro en una balsa, que gobernada por tus manos, dejó al mundo semilla de posteridad".

Baroc 3.24-27:"¡Oh Israel, cuán grande es la casa de Dios, y cuán vasto es su dominio!. Es muy grande y no tiene término. Allí nacieron los gigantes, los famosos desde la antigüedad, de alta estatura, diestros en la guerra. Pero no eligió Dios a éstos ni les dió a conocer el camino de la sabiduría, y así perecieron por falta de prudencia".

Génesis, 14, 5: "El catorce (año) vino Codorlaomor y los reyes con el coaligados y derrotaron a los refaím en Astarot Carnaím, y a los zuzim en Ham, a los enim en el llano de Quiriatamím..."

¿Cuándo hacen aparición?.
Antes de comentar los textos es conveniente situar estos hechos en el tiempo. De una primera lectura de éstos, podemos sacar la conclusión de que estos gigantes ya estaban en la tierra antes de lo que las sagradas escrituras llaman el DILUVIO.

Es muy probable que el "diluvio universal" del génesis esté haciendo referencia a una era conocida como el Pleistoceno. En el cual podemos situar dos hechos a los cuales hacen referencia los textos; la creación del hombre por Dios y el ya citado diluvio universal.

Es en el pleistoceno en el cual: Por un lado, podemos destacar la aparición del hombre de cromagnon, nuestro antepasado más directo y del cual descendemos, que tuvo lugar hace aproximadamente 40.000 años (a.C.). En este momento de la historia la tierra se caracterizaba precisamente por una compleja serie de cambios climáticos. Cambios en los baremos de humedad y temperatura hacen que tanto los niveles de los mares y océanos como los de los ríos alcancen cotas muy altas. Así, la tierra pasa de períodos de glaciación a deshielos. Esto nos lleva a pensar que en realidad el "diluvio universal" es casi sin lugar a dudas el relato bíblico de lo que ocurrió, y las consecuencias que tuvo, el último de los deshielos para los ¿primeros? pobladores de la tierra. Quizá, el "diluvio" no tuvo en la realidad ese carácter tan "universal" como pretende el narrador del génesis. Como es lógico pensar, para los primeros moradores, la tierra debería reducirse a los territorios que realmente conocían y poco más. De todas maneras, este acontecimiento es recogido por diversas tradiciones tanto orales como escritas en diferentes lugares del mundo formando parte de su historia y folclore.

¿Quienes eran esos gigantes?.
Los textos introductorios nos hacen sospechar claramente que estos gigantes ya estaban en la tierra desde hacía mucho tiempo; "estos son los héroes famosos muy de antiguo", antes del deshielo. Las primeras descripciones que nos llegan de ellos las tenemos en el libro de Baroc; "...de alta estatura, diestros en la guerra". Y lo cierto es que el hombre no estaba solo en la tierra cuando, como dice el génesis, "comenzaron a multiplicarse los hombres sobre la tierra". Durante algún tiempo el hombre de cromagnon compartió la tierra con otro homínido que había hecho aparición hacía ya 180.000 años antes de Cristo y que se ¿extinguió? 30.000 años a.C. Era el hombre llamado genéricamente de Neanderthal, éste y nuestro antepasado (el hombre de Cromagnon) han tenido tiempo de conocerse a lo largo de 10.000 años aproximadamente de forzosa convivencia. Las primeras descripciones de estos gigantes nos hacen concluir que se trata de los neanderthal, éstos últimos, frente a sus más inmediatos antepasados (los pitecántropos) presentan características propias de seres humanos relativamente evolucionados; desarrollo de la dentición y del lenguaje, progreso técnico y social, habilidad completa de las manos, reflexión intelectual y una gran estatura. Y el dato antropológico más sorprendente a mi entender de este hombre antediluviano; tenía una capacidad craneana para albergar un cerebro de hasta 1.600 c.c. Esto, por si solo no quiere decir mucho, pero si comparamos la capacidad craneana de un hombre del siglo XXI con la de nuestro antepasado neanderthal puede darnos en qué pensar, pues un hombre actualmente tiene un cerebro de 1.500 c.c.

Resumiendo, posiblemente, los gigantes de las escrituras se traten realmente de seres de carne y hueso y no de simples leyendas ni fruto de la imaginación de ningún escritor. Han sido hombres que han vivido en la tierra entre los 180 y los 30 mil años anteriores a nuestra era cristiana, su estatura no ha tenido que ser por fuerza desmesuradamente elevada para que un pequeño hombre de cromagnon lo tuviese por un verdadero gigante y viese en él un poderoso enemigo a la hora de tener que disputar con éste la tierra y el alimento.

Aquel "diluvio" no fue suficiente para acabar con todos los gigantes que poblaban la tierra como pretenden los textos que hacen referencia a la catástrofe. Ahora veremos como los cronistas de la época de Moisés, después del "diluvio", hacen continuas referencias a estos personajes y nos dan más datos sobre ellos.

A continuación tenemos algunos textos recogidos de las sagradas escrituras:

Expedición desde la tierra de Canán hasta el Negeb y valle de Escol. Tierra rica con ciudades fortificadas.
Números 13, 32-33 y Det: "Pero los que habían subido con él dijeron: <<No debemos subir contra aquella gente; es más fuerte que nosotros>>. Y desacreditaban entre los hijos de Israel la tierra que habían explorado, diciendo: <<Es una tierra que devora a sus habitantes, y todos cuantos hemos visto en ella eran de gran talla. Hasta gigantes hemos visto allí; ante los cuales nos pareció a nosotros que éramos como langostas; así les parecíamos nosotros a ellos>>."

En la tierra de Ar.
Deuteronomio 1, 28: "¿Adónde vamos a subir?. Nuestros hermanos nos han acobardado al decirnos: Es una gente más numerosa y de mayor estatura que nosotros; son grandes sus ciudades, y las murallas de éstas se alzan hasta el cielo, y hasta hemos visto allí hijos de Enac".

Deuteronomio 2-10: "Antes habitaron allí los emitas, pueblo grande, numerosos, de alta talla, como los enaquitas; también ellos como los enaquitas, pasaban por refaitas, pero los moabitas les daban el nombre de emitas".

Deuteronomio 9, 1: "¡Escucha, Isrrael!. Estais hoy para pasar el Jordán y marchar a la conquista de naciones más numerosas y más poderosas que tú; de grandes ciudades, cuyas murallas se levantan hasta el cielo; de un pueblo numeroso y de elevada estatura, los hijos de Enac, que ya conoces y de quienes has oido hablar..."

Batallas de David y otros en Gob (Gat).
2 Samuel 21,15-16: "Hubo todavía guerra entre los filisteos e Israel, y bajo David con los suyos y acampó en Gob, y lucharon contra los filisteos. Entonces se presentó Dodó, hijo de Joás, uno de los hijos de Rafa, que tenía una lanza que pesaba trescientos siclos de bronce y ceñía una espada nueva, y trató de herir a David."

2 Samuel 21,18: "Hubo después de esto una batalla con los filisteos, y entonces Sobocai, usasita, mató a Saf, uno de los hijos de Rafa. Hubo otra segunda batalla en Gob con los filisteos, y Elijanán, hijo de Jari, betlemita, mató a Goliat, de Gat, que tenía una lanza cuya asta era como un enjullo de tejedor.

Hubo también una batalla en Gat, en que se halló un hombre de gran talla, que tenía seis dedos en cada mano y en cada pie, veinticuatro en todo, descendiente también de Rafa. Insultó a Israel, y Jonatán, hijo de Sima, hermano de David, le mató...."

1Samuel 17,4: "Salió al medio, de las filas de los filisteos, un hombre llamado Goliat, de Gat, que tenía de talla seis codos y un palmo (cuatro codos). Cubría su cabeza un casco de bronce y llevaba una coraza escamada, de bronce también, de cinco mil siclos de peso. A los pies llevaba botas de bronce, y a las espaldas un escudo, también de bronce. El asta de su lanza era como el enjullo de un telar, y la punta de la lanza, de hierro, pesaba seiscientos siclos...".

Deuteronomio 3,1 y siguientes: "Volviéndonos, subimos por el camino de Basán; y Og el rey de Basán nos salió al encuentro con toda su gente, para darnos batalla en Edraí...Y Yavé entregó en nuestras manos a Og, el rey de Basán, con todo su pueblo y los derrotamos hasta destruirlos, devastando todas sus ciudades, sin quedar lugar de habitación que nos escapara; sesenta ciudades, toda la región de Argob, el reino de Og de Basán. Todas estas ciudades, que estaban amuralladas con muy altas murallas, con puertas y cerrojos, sin contar las ciudades abiertas, que eran en gran número, las dimos al anatema... pero conservamos para nosotros todo el ganado y el botín de las ciudades... Todas las ciudades del llano, todo Galad y todo Basán, hasta Seija y Edraí, capitales del reino de Og, en Basán, pues Og, rey de Basán, era solo que de la raza de los refaím quedaba; su lecho de hierro, se ve en Rabat de los hijos de Ammón, de nueve codos de largo y de cuatro codos de ancho, codos humanos.".

1 Paralipómenos 11, 22 y siguientes: "Beneya, hijo de Joyada, hombre de mucho valor y célebre por sus hazañas, natural de Cabsiel, mató a dos valientes de Moab, y un día de nieve, bajando a una cisterna, mató a un león. Mató también a un egipcio que tenía cinco codos de estatura y cuya lanza era como enjullo de tejedor. Bajó contra él con un palo y le arrancó de la mano la lanza, con la que le mató".

La exterminación
Deuteronomio 2, 20 y siguientes. "También era tenida esa tierra por tierra de Refaím; habitaron antes allí los refaim, que los amonitas llamaban zomzomin, pueblo grande, numeroso, de alta talla, como los enaquim. Yavé los destruyó ante los amonitas, que los expulsaron, y se establecieron en su tierra.".

Isaías 18, 1-3 y siguientes: "¡Ay de la tierra del zumbido de alas, detrás de los ríos de Cus, la que envía mensajeros por el mar en naves de juncos sobre las aguas!. Id veloces mensajeros, al pueblo de elevada talla y piel brillante, a la nación temible y lejana, a la nación fuerte y pisoteadora, cuya tierra está surcada de ríos."

Isaías 45, 14: "Así habla Yavé: La labor de Egipto, y la ganancia de Etiopía y los sabeos, hombres de elevada estatura, pasarán a ti y serán tuyos, y te sseguirán, y te servirán esposados, y se postrarán ante tí y suplicantes te dirán: Solo tú tienes un Dios, no hay ningýn otro."

Josué 12, 4: "El territorio de Og, rey de Basán, de los restos de los refaím, residente en Astarot y Edraí".

Jeremías 47, 4 y siguientes: "Es que llega el día, el día de la ruina de los filisteos, de arrancar a Tiro y a Sidón, cuantos auxiliares le quedan. Es Yavé que va a destruir a los filisteos, a los restos de la isla de Caftor; Gaza ha sido rasurada, Ascalón ha enmudecido; resto de los Anaquim..."

Josué 11,21: "En este tiempo se puso Josué en marcha y exterminó a los enaquim de las montañas de Hebrón, de Dabir y de Anab, de toda la montaña de Judá y de toda la montaña de Israel. ... No quedó un enaquim en todo el territorio de los hijos de Israel; solo quedaron en Gaza, Gat y en Azoto".

Eclesiástico 16, 8: "No perdonó a los antiguos gigantes, que, confiados en su fuerza, se rebelaron..."

Reparto de sus tierras.
Josué 14,12: "(dirigiendose a Josué). Dame, pues, este monte (Hebrón), de qué habló Yavé aquel día, pues allí están todos los enaquim, y tienen ciudades grandes y fuertes; quizá quiera Yavé estar conmigo y logre arrojarlos, según la palabra de Yavé... Herbón se llamó antes Quiriat-Arbé. Arbé fue el hombre más grande de los enaquim...".

Estos gigantes realmente tenían que causar verdadero pavor entre los antiguos, hasta el punto de desobedecer las órdenes que Yavé les dió de tomar la tierra donde habitaban éstos y exponerse a crueles castigos por ello (Números 13, 32-33). Prueba de que el miedo era realmente fundado es que si fuesen simplemente leyendas o seres inexistentes, el pueblo elegido por Dios no desobedecería sus mandatos. No solo el pueblo de Israel tenía conocimiento de estos gigantes, otros pueblos como los moabitas conocían a estos "colosos" con diferentes nombres, emitas, enaquitas (los enaquim), refaitas...

¿Cómo eran ?
En Samuel, capítulos 17 y 21, así como en el Deuteronomio tenemos algunas descripciones algo más detalladas. Sabemos que se trata de un pueblo numeroso, por lo tanto no son una extraña excepción en la naturaleza ni se trata de semidioses o seres sobrenaturales, son también vulnerables y se les podía vencer como lo prueban varios relatos, vivían en ciudades, tenían familias, padres, esposas, hijos...Vivían como cualquier mortal en casas, en pueblos y ciudades, grandes y pequeñas, fortificadas y abiertas...Trabajaban la piedra y los metales, hierro, bronce... Eran buenos guerreros y habían desarrollado algún sistema de gobierno, tenían reyes y soberanos. Algunos nombres de estos guerreros y soberanos son recogidos en estos escritos; Og, el rey de Basán, Arbé, famoso entre su pueblo, los enaquim. Goliat y Dodó, guerreros que militaban en las filas del pueblo filisteo. Rafa, patriarca y antepasado de otros hombres que destacaron por su gran estatura, como Enac (o Anaq) y sus hijos Seasy, Ahiman y Telmay (o Tolmar) pertenecientes a la los llamados enaquitas (o refaitas), "hombres con collar o de largo cuello" .

Podemos intentar descubrir la estatura aproximada de estos gigantes repasando diferentes textos; 2 Samuel, capítulo 21, versículos 15-18 y en 1 Samuel , capítulo 17.

En verdad que para transportar y arrojar en batalla un arma o manejar instrumentos de un peso y unas dimensiones como las lanzas que se describen en estos textos tendrían que ser hombres con unas dimensiones algo menos que sorprendentes para la época. Tenemos por ejemplo la descripción de la lanza de bronce que llevaba Dodó, hijo de Rafa, en una batalla, la cual pesaba 300 siclos , es decir, alrededor de 4Kg. La descripción que se hace de Goliat no es menos sorprendente. Ataviado con todo tipo de protecciones de bronce a modo de casco, escudo, coraza y botas, tendría que soportar un peso realmente elevado. Solo la coraza venía a pesar unos 71Kg. Y la punta de hierro de su lanza sobrepasaba los 8Kg. de peso. La altura de estos hombres tenía que estar bastante por encima de un hombre normal en aquella época (¿que podría rondar el 1,60m.?) e incluso para un hombre de nuestros días. Una de las pocas medidas que nos legan los textos sagrados es la de Goliat, que con sus 6 codos y un palmo (4 codos en la versión griega del mismo texto) rondaría los 2,15m. (suponiendo que sean codos reales y no vulgares, pues cuando se trata de codos vulgares los escritores suelen indicarlo, por lo tanto un codo regio equivaldría a 0,525m.).Nos llega también una curiosa medida a cerca de un mueble (Det. 2,20), concretamente una cama, sobre la que dormía el rey de Basán, Og. El lecho tenía un largo de 4,05m. y un ancho de 1,80m.( 9 y 4 codos humanos, es decir, 0,450m el codo).

¿Exterminación?.
Es muy curioso que para la ciencia, concretamente para la antropología, siga siendo un misterio la tan rápida desaparición de una especie tan importante y evolucionada como lo fue el hombre de neanderthal. Quizá en la lectura y comentarios que continúan pueda haber una posible explicación.

Tenemos que hacer hincapié en otra curiosidad, esta vez geográfica. Las ciudades que se citan en los textos bíblicos en donde se encontraba este pueblo de gran talla se encuentran precisamente en territorios elevados, continuamente encontramos referencias a los pueblos de las montañas. Una gran mayoría del territorio que Yavé le ofrece al pueblo de Israel está en la zona montañosa que rodea el Mar Muerto, Herbón, las montañas de Judá, Dabir, Basán ... No creo que se trate de ninguna coincidencia si pensamos en que después de un deshielo, con el consecuente alto nivel de las aguas del mar, los ríos desbordados, un clima cambiante, etc, el panorama que se les presenta a los hombres de neanderthal no es muy halagüeño. Con sus antiguas ciudades y territorios anegados, sus cosechas y forma de vida alterados por un brusco cambio climático es posible, incluso, que su cultura se viese en peligro de desaparecer. Como es lógico, los supervivientes a esa catástrofe comenzarían una nueva etapa colonizando los lugares más seguros; las montañas. Imagino que la evolución de este pueblo sufrió un retraso o una involución como consecuencia de ese "diluvio"·

Sin embargo, las calamidades no acabarían aquí para estos enaquim. Una relativamente "nueva" raza de hombres, más pequeños en estatura, con una cultura más reciente y menos desarrollada, hombres que practican todavía el nomadismo y viven en tiendas se van a enfrentar a estos gigantes, con sus poderosas armas, con sus ciudades fortaleza... la lucha parece desigual y absurda pero el resultado va a ser sorprendente.

Hasta un momento dado, da la impresión de que "los cromagnon" temen, respetan y rehuyen la presencia de "los neanderthal". Son bien conocidos por el pueblo de Israel desde hace mucho tiempo e incluso admirados como "héroes famosos muy de antiguo". Aparece, entonces, la figura de Yavé, el cual promete al pueblo elegido las tierras pertenecientes por derecho a los gigantes a cambio de que sigan y acaten todos sus mandatos. La intervención de Yavé en las batallas decisivas para hacerse con las ciudades y territorios es manifiesta según las escrituras. Es más, sin la ayuda de El los resultados se volvían contra el pueblo elegido. Y da comienzo lo que parece, sin dejar lugar a dudas, una verdadera persecución y exterminio hasta el punto de ordenar la ejecución de todos los habitantes de las ciudades conquistadas, incluyendo mujeres, niños y ancianos sin dejar uno, dándolos al "anatema". Pero el holocausto se hace extensivo a los pueblos de "cromagnon" en donde se intuye una convivencia de estos gigantes con los hombres, así, pueblos como los filisteos que tenían entre las filas de sus ejércitos a "neanderthales" (Goliat, Dodó...) son tratados de la misma manera. Otros pueblos "no elegidos" como los amonitas también tuvieron ayuda "¿divina?" para destruir a los "refaitas" ,que ellos llamaban zomzomin ("los murmurantes"), y quedarse con sus tierras. Las persecuciones tienen su origen en tiempos de Abram, como podemos leer en el Génesis 14. La alianza de varios reyes contra los pueblos de los refaim, enaquim, zomzomin, que luchan con ellos hasta derrotarlos y expulsarlos de sus tierras. Como ocurrió posiblemente en el antiguo Egipto, del que nos llegan hasta nuestros días tradiciones que narran las batallas de "gigantes" con los egipcios. Y no deja de ser curioso que la tradición judía en este caso deje una pequeña muestra en sus Crónicas o Paralipómenos 11, 22 (y siguientes) de cómo uno de estos gigantes que militaba entre las filas de los egipcios es derrotado por uno de los 30 mejores guerreros de David.

¿Hijos de Dios?.
He querido dejar para el final el comentario de, lo que a mi juicio, es el texto más "extraño". Me estoy refiriendo, como habréis imaginado, a los versículos 1 al 8 del capítulo 6 del Génesis. Y la verdad que resulta muy extraño si se toma fuera de contexto, como algo aislado. El Génesis, según mi entender, trata de explicar nada más y nada menos que la evolución del propio ser humano. Los personajes de Abel y Cain representarían los dos primeros tipos de homínidos que habitaron la tierra. Cain podría representar el hombre de Neanderthal que terminó por hacer "desaparecer" en una continua lucha fratricida a su "hermano" pitecántropo, Abel. Del mismo tronco de los homínidos (representando a todo el género humano, Adán y Eva) de los cuales evolucionaron los dos anteriores (Pitecántropos y Neanderthales) surge una tercera generación, Set (tercer hijo de Adán), o lo que es lo mismo, los hombres de Cromagnon. Y volviendo al texto sagrado, podemos leer que los "gigantes" (los neanderthal, descendientes de Caín) ya habitaban la tierra mucho antes que los "hijos de los hombres" (cromagnon, descendientes de Set). Podemos también intuir que estos "gigantes" neanderthales o "hijos de Dios", llegaron a tomar como esposas a las mujeres de sus nuevos "hermanos" en la creación (las hembras de los cromagnon). Como consecuencia de estas uniones el texto continua diciendo que nacían hombres de gran talla. Esto, entendiendolo de esta manera aclara también el hecho de que algunos pueblos contra los que luchaban tuviesen viviendo entre sus ciudadanos hombres de gran talla (los filisteos...).

La lectura del capítulo cuarto de Génesis apoya lo hasta ahora comentado cuando hace referencia a la raza de los descendientes de Cain como los "creadores" de ciudades (¿con altas murallas?), inventores de la forja de los metales, hierro y bronce (¿materiales de las armas de los gigantes?), inventores de la música. De la descendencia de Set se deduce que el género humano procede de éste.

Resumen.
Como conclusión final creo que se podría afirmar que los textos sagrados tratan de explicar cómo los restos de una humanidad anterior a la nuestra, que tuvo su apogeo y desapareció 30.000 años atrás (en una era geológica conocida como el pleistoceno) bajo bruscos y contínuos cambios climáticos llegaron a coexistir con el hombre actual durante aproximadamente 10.000 años. Todo parece indicar que los supervivientes a esta catástrofe se refugiaron en montañas y lugares altos. En lugares muy concretos, en las tierras próximas al Mar Muerto, norte de Africa, Egipto, las cumbres de los Alpes, etc... restos de incompresibles muestras arquitectónicas, descomunales bloques de piedra usados en las más variadas construcciones se encuentran diseminados a lo largo y ancho de toda la geografía de este planeta...

Y surgen preguntas, muchas preguntas que no tienen ni mucho menos una fácil respuesta: ¿Qué había hecho el pueblo refaita, enaquita, emita... para caer en desgracia a los ojos del tal Yavé, fueron sus dioses, sus costumbres?. ¿Fue el pueblo elegido, realmente "elegido", o más bien reclutado, como mercenario para el exterminio de otro pueblo a cambio de una suculenta recompensa?. ¿Quién era realmente ese Yavé para decretar un holocausto tan salvaje?.¿El pueblo "enaquim" en 150.000 años de historia solo fue capaz de desarrollar una cultura tan básica como aparenta?. ¿Cómo, nosotros, en apenas 30.000 años de existencia, el equivalente a la quinta parte de toda la historia del hombre de neanderthal , hemos sido capaces de haber llegado a desarrollar una civilización tan avanzada?.¿Cómo un hombre con 1.600 c.c. de capacidad craneana, con una talla que podría incluso doblar la de sus enemigos cromagnones, con una "¿civilización?" de 150.000 años de antigüedad, mejor armado y numeroso puede dejarse exterminar por una tribu de "enanos" con un cerebro de tan solo 1.500 c.c.?. ¿Se ha detenido con nosotros la evolución.?...

Ni quizá Yavé sea quien dicen los textos sagrados, quizá sea más humano de lo que parezca y mucho menos divino de lo que creemos... Ni tampoco esos 1.600 c.c. de cerebro tan solo fueron capaces de desarrollar en 150.000 años una cultura tan pobre. Quizá algún día debajo de los restos de esas ciudades del Mar Muerto podamos descubrir las verdaderas construcciones neanderthales que se erigieron en un tiempo "orgullosas, fortificadas y de muy altas murallas", Basán, Herbón (Quitar-Arbé), Seija, Edraí... nos están esperando.

LOS GIGANTES APÓCRIFOS
En los textos sagrados llamados apócrifos encontramos referencias a estos gigantes prediluvianos. Concretamente en el libro de Henoch, el autor, entre otros temas trata de explicar el origen de estos fascinantes seres achacándoles un origen semi-divino. Los Hijos de Dios citados en el libro del Génesis como los causantes de la aparición de una nueva raza de gigantes en la Tierra son aquí asociados a ángeles de origen divino, seres espirituales carentes de consistencia física que transgrediendo las leyes se acercaron a los hombres para instruirlos y tomaron esposas entre sus mujeres.

Capítulo VI, "Así, pues, cuando los hijos de los hombres se hubieron multiplicado, y les nacieron en esos días hijas hermosas y bonitas, y los ángeles, hijos de los cielos, las vieron y las desearon, y se dijeron entre ellos:<Vamos, escojamos mujeres entre los hijos de los hombres y engendremos hijos>. Entonces Semyaza, su jefe, les dijo: <Temo que quizá no queráis realmente cumplir esa obra, y yo seré, yo solo, responsable del gran pecado>. Pero todos le respondieron: "Hagamos un juramento, y prometámonos con un anatema no cambiar de destino, sino ejecutar realmente ese destino"... Así, pues, todos ellos eran doscientos y descendieron sobre Ardis, la cima del monte Hermón... Ye he aquí los nombres de sus jefes: Semuaza, su principe. Arakib, Aramiel, Kokabiel, Tamiel, Ramiel, Daniel, Ezequiel, Baraquiel, Asael, Armaros, Batariel, Ananiel, Zaquile, Samsapeel, Satariel, Touriel, Yomeyal y Arazeyal. Esos son sus jefes de decena."

Podemos entender este capítulo como la narración de la decisión tomada por el dirigente local de una raza distinta de hombres (neandertales?) de unir los dos pueblos, transgrediendo quizá las leyes que los obligaban a no confraternizar con la nueva raza de hombres (cromagnones?) que comenzaban a prosperar sobre la Tierra. El dominio de artes y ciencias de que hacían gala estos "ángeles" podían considerarse por parte de los nuevos hombres como conocimientos adquiridos por una revelación divina y por lo tanto es natural pensar que los tomasen por seres de origen divino. También su origen y cultura, más antiguos que el de los primeros pueblos de los "hijos de los hombres" podría hacerles pensar que serían la raza de hombres creados por el mismísimo Dios. La unión de estos dos pueblos da como resultado el enriquecimiento en distintas disciplinas y ciencias así como la aparición de hombres de elevada estatura. Más poderosos que sus progenitores, más altos y fuertes, poseedores de avanzados conocimeintos, pronto serían un problema para los hombres. Las disputas por el territorio, el alimento y el poder es posible que acabasen por enfrentar a las dos razas por la disputa de la hegemonía y hacerse con el control:

Capítulo VII, "...Así, pues, éstas (las mujeres de los hombres) concibieron y pusieron en el mundo gigantes cuya estatura era de tres mil codos. Ellos devoraron todo el fruto del trabajo de los hombres, hasta que estos no pudieron alimentarlos más. Entonces los gigantes se volvieron contra los hombres para devorarlos. Y empezaron a pecar contra los pájaros y contra las bestias, los reptiles y los peces, después ellos se devoraron la carne entre ellos, y se bebieron la sangre. Entonces la tierra acusó los violentos."

Conocedores de su potencial ventaja los "hijos del cielo" intentan controlar todos los recursos menguando los de los "hijos de los hombres" y posiblemente surgieron entre ellos mismos luchas por el poder. En el siguiente capítulo, Henoch, nos describe el resultado de la unión de estas dos razas y como la ciencia y la sabiduría ancestral de los "hijos de Dios" es aprendida por los hombres siendo instruidos por los maestros "angélicos" en las distintas disciplinas:

Capítulo VIII, "Y Azazel enseñó a los hombres a fabricar las espadas y los machetes, el escudo y la coraza del pecho, y él les mostró los metales, y el arte de trabajarlos, y los brazaletes y los aderezos y el arte de pintarse los ojos con antimonio y de embellecerse los párpados, y las más bellas y preciosas piedras y todos los tintes de color, y la revolución del mundo. Y la impiedad fue grande y general, ellos fornicaron, y ellos erraron, y todas sus voces fueron corrompidas. Amiziras instruyó los encantadores y los cortadores de raíces; Armaros enseñó a romper los hechizos, Baraquiel instruyó los astrólogos, Kokabiel enseñó los presagios, Tamiel el significado del aspecto de las estrellas, y Asdariel enseñó el curso de la luna. Y en su aniquilación los hombres gritaron, y su clamor llegó al cielo."

Astrología, metalurgia, agricultura, medicina... muchas ciencias y artes fueron enseñadas por estos "angeles". En capítulos posteriores se describen tales conocimientos y en nada parece evidenciarse un saber o conocimiento transmitido por una deidad o seres próximos a la divinidad. Lo que encontramos es un compendio de conocimientos astronómicos básicos que les permitirían controlar las cosechas, la medición del paso del tiempo... conocimientos adquiridos por hombres de carne y hueso durante la larga contemplación y estudio del mundo que les rodea, con sus errores de cálculo y apreciación, imaginando soluciones para resolver problemas y preguntas que cualquier hombre inteligente se hace para intentar comprender el mecanismo del universo -ver capítulo LXXII y siguientes- revelaciones que no hacen más que, a mi entender, reforzar la idea de que los primeros hombres han tenido roce con una cultura más antigua en el tiempo que se desarrolló a lo largo del tiempo y que han hecho herederos de sus conocimientos a estos pueblos.

Los hechos que sucedieron a continuación, después de este intercambio cultural y mestizaje de razas, tienen una lectura catastrófica por parte de los supervivientes a lo que ellos consideraron un castigo divino: El Diluvio. La supremacía y opresión de la raza imperante de los gigantes sobre el resto de los pueblos comienza a tocar a su fin cuando la Tierra entera se convulsiona y es arrasada en buena parte por "diluvios", inundaciones, en el momento en que un posible deshielo pone fin a una era glacial. El pueblo gigante, dividido, menguado y venido a menos tras los acontecimientos es instigado, perseguido... los "mestizos" supervivientes son igualmente perseguidos considerados como los responsables de las consecuencias nefastas que el catigo divino ha tenido sobre la tierra..

Capítulo X, "Entonces el Más Alto dijo, el Grande y el Santo habló, y envió a Asaryalyor al hijo de Lamech:<Ve hacia Noé y dile en mi nombre; escóndete; y revélale la consumación que viene, pues la tierra entera va a perecer; un agua de diluvio va a venir sobre toda la tierra y el que se encuentre sobre ella perecerá. Y ahora instrúyele, a fin de que él escape y que suu posteridad permanezca por todas las generaciones>".

Después del Diluvio los gigantes, convertidos en seres espirituales, los Nefilim, seguirán morando entre los hombres instigándolos:

Capítulo XV, "...Y ahora, los gigantes que han nacido de los espíritus y de la carne serán llamados, sobre la tierra, espíritus malos, y sobre la tierra estará su morada. Los espíritus malos han salido de su carne (de los gigantes), porque ellos han sido hechos por los hombres y, de los santos guardianes proviene su origen y su primer fundamento. Serán los espíritus malos sobre la tierra; ellos serán llamados espíritus malos. Los espíritus del cielo tienen su morada en el cielo; y los espíritus de la tierra, que han sido engendrados sobre la tierra, tienen su morada sobre la tierra. Y los espíritus de los gigantes, los Nephilim, que oprimen, destruyen, hacen irrupción, combaten, destruyen sobre la tierra y hacen el duelo, no comen ningún alimento y no tienen sed, y no son reconocibles. Estos espíritus se elevarán contra los hijos de los hombres y contra las mujeres, pues ellos han salido de entre ellos."

El castigo se haría extensivo a las mujeres que tuvieron comercio carnal con los "ángeles" y dieron a luz a los gigantes dando lugar a otro ser mitológico:

Capítulo XIX, "...Sus espíritus, tomando numerosas apariencias, han mancillado a los hombres y les harán errar para que sacrifiquen tanto a los demonios como a los dioses, hasta el día del gran juicio; día que serán juzgados para ser perdidos. En cuanto a sus mujeres, que han seducido a los ángeles, serán convertidas en Sirenas".

Estos textos han espoleado la imaginación de muchos escritores y han dado lugar a multitud de hipótesis y teorías desde hace mucho tiempo. Gigantes de origen divino, seres de otras dimensiones o lejanos planetas, seres espirituales o imaginarios, ángeles o demonios, simples hombres o meras invenciones... han estado presentes en multitud de mitologías, son un mito o una realidad?.


Bibliografía: Además de diversos libros de consulta como enciclopedias y escritores como Isaac Asimov, diccionarios bíblicos, artículos periodísticos...las citas bíblicas están sacadas íntegramente de la Sagrada Biblia (versión directa de las lenguas originales, hebrea y griega al castellano) décimo sexta edición por Eloíno·Nacar Fuster. El apócrifo; El libro de Henoch, Ediciones Obelisco.
Avatar de Usuario
Jose Vergara
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 1042
Registrado: 26 Feb 2008, 00:50

RECORTES DE MITOLOGÍAS DE TODO EL MUNDO.

UNREAD_POSTpor Jose Vergara » 30 Abr 2009, 11:20

RECORTES DE MITOLOGÍAS DE TODO EL MUNDO.

AUTOR: Jesús H. Antelo
FUENTE: Gigantes: mito, leyenda o realidad

"Es privilegio de la antiguedad mezclar las cosas divinas y humanas, hacer más augustos los orígenes de las ciudades por la intervención de los dioses". (Tito Livio, Ab urbe condita)

La descripción que hace la mitología clásica de los gigantes es la de:

" Unos seres enormes de una fuerza invencible y un aspecto espantoso, cabellera espesa, barba hirsuta, piernas como cuerpos de serpientes. Surgieron de la sangre de Ouranos tras su mutilación por Cronos. Aunque de origen divino, eran mortales o al menos podían ser muertos a condición de serlo a la vez por un dios y un mortal. Había una hierba mágica que podía sustraerlos a los golpes fatales pero Zeus la cogió. Su leyenda está integrada en la lucha contra los dioses "la Gigantropía" y a su derrota, como tenían que ser muertos por un dios y un mortal a la vez, contribuirá Heracles al ayudar a los Olímpicos a vencerlos. Gigantes eran por ejemplo Alcioneus, Porfirión, Euritos, Clitios, Mimas, Encelades, Hippolitos, Agrios, Toas, etc... "

Desde el principio, los gigantes, han tenido un papel relevante en los hechos narrados por la mitología clásica griega. Las incesantes luchas entre los dioses del Olimpo y éstos han forjado el mito de la creación que sería transmitido a muchos pueblos europeos.

"Un oráculo informó a Cronos que Zeus había nacido para dominar el universo, y éste busco los medios de destruirlo. Zeus se rebeló contra él y le arrojó del Olimpo, apoderándose del trono de su padre y haciéndose dueño del cielo y de la tierra. Se casó con Hera y repartió su poder entre sus hermanos. Se reservó el cielo y dio el imperio de las aguas a Poseidón y el de los infiernos a Hades. Tiempo después los dioses trataron de librarse de su dominio, pero les venció obligándoles a refugiarse en Egipto. Hizo las paces con ellos, y cuando su dominio parecía definitivamente asegurado, los Gigantes, hijos de Titán, pusieron unas montañas sobre otras con el fin de escalar el Olimpo y arrojarlo de él. Pero Zeus los derrotó sepultándolos bajo aquellas montañas que habían amontonado contra él. Desde entonces su dominio fue indiscutido y reconocido como padre de los dioses y de los hombres, al que todos obedecían. "

A Continuación veamos qué papel jugaron estos gigantes en la mitología clásica; forjadores de tierras, luchadores incansables, vengativos, héroes... ésta es la pequeña historia de cada uno:

Uno de los más famosos gigantes de la mitología griega fue Atlas que con su enorme cuerpo se encargaba de sustentar los cielos desde el estrecho conocido como Gibraltar. Otros gigantes dieron lugar a la formación de islas como la de Sicilia, Encélado, aplastado por Atenea en la lucha dio lugar a la formación de esta isla, o Polibotes, quien Poseidón convirtió su cuerpo, una vez vencido, en la isla de Nisiros. Los últimos gigantes una vez vencidos en la Arcadia, dieron lugar a que todavía hoy sus habitantes los recuerden cuando en sus trabajos agrícolas afloran grandes piedras a las que llaman "huesos de gigantes". Aegeón fue un gigante hijo de Urano y Gea (Cielo y Tierra) que luchó al lado de los dioses contra sus enemigos junto con sus hermanos Giges y Ortus. Una lluvia de piedras arrojada por Zeus fue la que acabó con el gigante Albión y su hermano Bergión, hijos de Poseidón, cuando atacaron a Heracles en Liguria aprovechando que iba desarmado. Fue además el encargado de custodiar a los Titanes en el infierno. Heracles acabó a flechazos con Alcióneo, otro gigante que mató a veinticuatro de sus compañeros y con Anominos, gigante que deseó y persigió a Hera. Heracles se enfrentó entre otros a Caco, gigante mitad hombre mitad cabra quien le robó algunas cabezas de ganado, era temible por su sangrienta conducta y se dice que depués de matar quien pasaba por delante de su guarida colocaba su cabeza cortada sobre la entrada. Famosa también fue la lucha de Heracles con el gigante Gerión quien alimentaba sus bueyes con carne humana, la leyenda dice que sus restos están enterrados bajo la Torre de Hércules en A Coruña (España). Alemón fue un osado gigante que pretendió escalar el cielo y en esa misma lucha contra los dioses se recuerda a Damastor, quien usó a uno de sus compañeros covertido en piedra por los dioses como proyectil contra éstos, o a Euritos, muerto por Dionisios. También los gigantes dieron lugar a la aparición de héroes; el rey de un pueblo de gigantes, Eurimedonte, fué quien engendró a Prometeo después de violar a Hera, quien también pretendió a Hera y no lo consiguió fue Porfirión, quien además intentó lanzar la isla de Delos contra los dioses, fue muerto por Zeus. Ticio tampoco consiguió violar a Latona y encontró el mismo fin, Artemisa y Apolo lo mataron a flechazos. En los infiernos, un buitre devora su hígado que no termina nunca de regenerarse. Otros ejemplos de gigantes extraordinarios son los Aloades, nombre con el que se conocía a los hijos de Poseidón y Ifimedia, llamados Efialte y Otos que ya a los nueve años de edad dice la leyenda que sobrepasaban los nueve metros de altura. Intentaron emular la hazaña de los titanes escalando el Olimpo. Fueron vencidos por Apolo y arrojados al infierno (Tártaro). Las montañas han sido las moradas de muchos gigantes, como Alpos, quien situado estrategicamente entre el paso de dos montañas se dedicaba a despedazar y devorar a quien pretendiese cruzarlo. Fue muerto por el dios Dionisios. Otro gigante que dió nombre a un monte fue Athos. Nombre éste que sirvió también para designar al conjunto de gigantes que intentaron escalar el Olimpo.No todos los gigantes de la mitología clásica destacaron por su maldad, Argos, fue un gigante hijo de Arestor y Gea que provisto de una descomunal fuerza, usó ésta para librar a los habitantes de la Arcadia de un sátiro que los escandalizaba y un toro salvaje que devastaba la región. La leyenda cuenta que tenía cien ojos y que cuando fue asesinado por Hermes, Hera, compadecida lo convirtió en pavo real. Otro de los gigantes que destacó por su carácter benéfico fue Orión, quien se ocupaba de matar toda bestia salvaje y dañina pero Artemisa, envidiosa, le envió un escorpión que acabó con su vida. De él se decía que su altura era tal que cuando atravesaba el mar sobresalían por encima de las olas sus hombros y que cuando caminaba por tierra su cabeza estaba por encima de las nubes. Después de muerto fue puesto en cielo y puede vérsele en la constelación que lleva su nombre. Otra versión dice que Artemisa lo mató con una flecha envidiosa de su belleza y su sombra permanece en los infiernos cazando bestias salvajes con su maza de bronce. Entre los gigantes clásicos encontramos también al que fue considerado además de hombre un auténtico gigante, Sosthenés, quien predijo a los Argonautas que saldrían victoriosos de la lucha contra Amicas. En agradecimiento le levantaron un santuario. En la Isla de Creta existió un gigante de bronce de nombre Talos quien tenía una sola vena que iba del talón a la cabeza y un tornillo impedía que la sangre que lo mantenía vivo se derramase. Su misión era la de guardar la isla hasta que Atenea lo mató quitándole el tornillo y según otra leyenda fue Peas quien acabó con él de un flechazo. Como anuncio de lo que les ocurriría a los gigantes en un futuro las propias Parcas, diosas de destino, golpearon al gigante Toon con una maza de hierro... el destino parece que no estaba a su favor.

Titanes y Cíclopes son también los protagonistas de muchas de las historias que forman la mitología griega. Los Cíclopes eran gigantes monstruosos de un solo ojo que ubicado en la frente. Se dedicaban a fabricar los rayos que usaba Zeus en las fraguas de Hefesto. En la Odisea de Homero se dice que los cíclopes que habitaban en Sicilia eran antropófagos. Los Titanes, hijos de Urano y Gea eran hermanos de los Hecatónquiros y los Cíclopes. Antes de que naciesen, Urano arrojó a los infiernos a sus hermanos y Gea los convenció para luchar contra su padre. De la sangre de Urano nacieron también los gigantes y otros personajes mitológicos. El cíclope Acmeón fue hijo de Semnó y junto a su hermano Basalas fueron grandes guerreros. El más famoso quizá sea Polifemo a quien Ulises dejó ciego y logró escapar de la isla de Sicilia y de los cíclopes. Los Titanes, en su origen, fueron doce; Océano, Crios, Ceo, Japeto, Hiperión, Cronos, Tia, Rea, Temis, Mnemosina, Febe y Tetis. Uno de los más famosos fue Japeto que es considerado padre de la raza helénica o griega. Ofión, fue otro titán que reinó antes de Cronos junto a su esposa Eurinome en los cielos hasta que fue arrojado a los infiernos por éste. Los Hecatonquiros fueron tres; Egeón, Coto y Giges. Poseían cincuenta cabezas y cien brazos cada uno, lucharon contra los titanes ayudando a Zeus y éste les dío la misión de encerrar a los titanes en los infiernos.

Otro gigante inspirador de numerosas leyendas locales fue Perifetes, apodado Corunetes -el hombre del garrote- por llevar siempre un garrote de bronce con el que golpeaba a quienes intentaban cruzar por el camino que guardaba. Hijo de Teseo, este gigante fue muerto por Teseo quien le arrebató el garrote y le golpeo en la cabeza hasta matarlo. Caco, el gigante poseedor de rebaños y muerto por Heracles aparece también en muchas tradiciones anque su origen pertenece a la mitología griega.

Como Herakles (Hércules), Teseo fue un héroe que se enfrentó con éxito a esta raza de gigantes maléficos. Entre sus hazañas se cuenta el haber dado muerte a Sinis, quien mataba a los viajeros después de sujetarlos a los árboles y proyectarlos contra el suelo. O Eseirón, gigante que obligaba a los caminantes que encontraba a lavarles los pies para después arrojarlos al abismo de un barranco. Otro héroe, Ulises, cuenta la existencia de habitantes de ciertas islas (Sicilia) conocidos como lestrigones que eran gigantes antropófagos, cuyo rey, Antifastés, devoró a uno de los tripulantes de la expedición. Llegó a enfrentarse a Polifemo, quien antes de ser vencido por la astucia y fuerza de éste llegó a matar y devorar a sesis de sus hombres.

Leyendas escandinavas y germánicas hacen responsables de la construcción de numerosas estructuras pétreas como los dólmenes a unas razas de gigantes conocidas como Hunen y Joten. A estas regiones pertenece el gigante Dofri, quien habitaba en la montaña que lleva su nombre (Dolfrafjal) o Hrinthurs, el gigante constructor que levantó las murallas de Asgard. Los vanes eran conocidos como la primitiva raza de gigantes de características matriarcales cuya reina era Volva, este pueblo forma parte importante de lamitologia escandinava.

Para otros pueblos escandinavos, como los vikingos, los gigantes han tenido una función primordial en su mitología. Estos serían exterminados en interminables luchas por los antiguos héroes:

"Cuando aún no existía ni la tierra ni el aire, cuando solo existía la oscuridad, ya estaba allí el Padre. Al empezar la creación, en el mismo centro del espacio se abría el Ginnunga, el terrible abismo sin fondo ni luz, a su norte estaba la tierra de Nifl-heim (hogar, patria, tierra), al sur estaba la dulce tierra de Muspells, la cual estaba bajo la custodia del gigante Sutr, no obstante no pudo con el gigante del océano helado, Ymir, éste nació con hambre voraz, la cual solo pudo ser saciada con una vaca gigante de nombre Audhumla; lamiendo un bloque de hielo hizo aparecer al buen dios Buri, enterrado desde tiempo inmemorial en los hielos perpetuos. Pero mientras Ymir, dormía plácidamente, dio a luz, con el sudor de su axila, a Trudgelmir, el gigante de las seis cabezas, y éste hizo nacer a su vez a su compañero Bergelmir, y de estos dos salió la estirpe de todos los gigantes malvados del hielo. Y los gigantes del mar vieron al dios Buri, que acababa de engendrar a su hijo y aliado Börr. Inmediatamente los gigantes comenzaron la guerra, pero las fuerzas estaban muy igualadas, por lo que la lucha iba a tardar siglos. Börr se caso con la hija gigante de Bolthorn, y de esta unión nacieron: Odin, Vili y Ve (representando el espíritu, la voluntad y lo sagrado, respectivamente), con esta notable ayuda, se hizo retroceder a los gigantes del hielo, y se dio muerte a Ymir, arrojándolo a las entrañas de la tierra, con su piel hicieron el Midgard (jardín central), con sus huesos se hicieron las montañas, con su vello, la vegetación, con sus dientes, los acantilados."

"Un día al despertar, Thor se percató de la falta de su esplendoroso martillo, consternado, acudió a Loki, y éste le respondió que quizás fue raptado por algún gigante, de esta manera fue volando con el traje mágico de Freya, a la tierra de los gigantes, donde en efecto se encontraba su martillo, que fue tomado por Thrym, el rey de los gigantes. Y no estaba dispuesto a entregarlo, a menos que le dieran a Freya para desposarla. Loki, astuto y suspicaz como siempre ideó un plan, este consistía en disfrazar a Thor con la ropa y el collar de Freya, además de cubrirse la cara con un velo. Una vez en la tierra de los gigantes, Thrym ofreció un banquete en honor a su boda, y al sellar el matrimonio con el martillo, Thor se desprendió de su disfraz y lo tomó, Thrym suplico piedad, pero ya era muy tarde, el salón se inundó de truenos y relámpago, y con su martillo dio muerte a Thrym y a todos los gigantes."

Según la leyenda, la encargada de dar vida a al Dios Heimdall en los confines de la tierra fue una de las gigantes vírgenes, Angeia. Otra de estas gigantes fue Gerda, hija del gigante Gimer. El rey Fley enamorado de la belleza de ésta pidió su mano y dió como recompensa su espada mágica -invencible en los combates-.Otro ejemplo fue Flaga, una gigante y maga que cabalgaba a lomos de un águila. También el dios de los océanos, Egir, era considerado un gigante marino que vivía en el fondo del mar en un espléndido palacio. Un curioso personaje fue Resfelgr, gigante alado que habitaba en los cielos y el batir de sus alas eran responsables del viento y las mareas. Su nombre significa "ladrón y devorador de cadáveres". Y según la tradición, sobre Rimer, gigante hostil a los "Ases", recaerá la responsabilidad de pilotar el navío Naglefaro cuando el mundo se acabe. Mokkurkalfi, consistió en una especie de "golem", ser de barro u otro material al que por medio de la magia se le da vida... en este caso los gigantes enemigos de Thor dieron vida a la arcilla en forma de gigante colocándole un corazón de yegua.

Para la mitología germana los gigantes estaban por toda la tierra, adquirían diversas formas a su capricho. Se les asociaba a seres de la naturaleza; del agua, tierra o fuego. Belgermir fue un gigante similar al Noé hebreo, logró salvarse del diluvio provocado por su propio padre, Ymir, subiéndose con su esposa a un barril de harina a modo de barca. De ellos dos nacerían posteriormente una nueva raza de gigantes. Angurdoba fue una mujer gigante, esposa de Loki de quien se decía era muy astuta y fiera. Muchos de estos personajes gigantescos fueron asimilados por la religión católica y posteriores historias hablaron de conversiones de gigantes al catolicismo. Otra gigante germana fue Gunleuda, hija del gigante Sutung quien le confió la custodia de la "ambrosía". Seducida por Odín, éste consiguió beberse el licor de tres sorbos. Su tío, Mimir, el gigante y herrero, se encargaba de custodiar en este caso el "árbol del mundo" al lado de la fuente de la sabiduría y la memoria, lugar al que acudía Odín a buscar consejo. También los seres elementales de la naturaleza, espíritus etéreos, eran imaginados de muchas formas incluidos como gigantes y eran conocidos como silfos o sílfides. Existe además una raza de gigantes llamada Thurso, los más conocidos son los relacionados con la escarcha y son descendientes de Belgermir.

Para estos pueblos del Norte, los gigantes eran conocidos también como Trolls, aunque asociados siempre a su fuerza aparece una conducta agresiva y violenta en ocasiones se les reconoce un papel bondadoso, sabio o de gran mago. Ejemplo de esto último es el gigante Aegir y su esposa Ran. De Ran se cuenta que se dedicaba a salvar a los marinos que caían a las aguas del mar cuidando de ellos en su palacio. Esta leyenda también la podemos ver reflejada en la mitología de los pueblos esquimales. Perteneciente a este último pueblo, Sedna por el contrario, era una gigante tenida por una diosa que habitaba también en el mar pero hostil a los hombres.

Otras culturas europeas como la Celta, acuñan entre sus héroes mitológicos personajes como "Fergus, al que se le describe como poseedor de un irrefrenable apetito sexual, el cual necesitaba de 7 mujeres para satisfacerse. Con la fuerza equivalente a la de 700 hombres, alto como un gigante, podía devorar en una sola comida 7 cerdos, 7 vacas...". Los antiguos pobladores de Gran Bretaña atribuían a Brutus, guerrero troyano, la eliminación de los gigantes que poblaban sus tierras. Los Foawr, eran hombres gigantes, habitantes de estas islas británicas que se dedicaban a disfrutar arrojando piedras y robando el ganado. Y es que desde los comienzos más remotos que recuerdan las tradiciones de los pueblos de Irlanda, se hace mención a los gigantes que vivían en estas tierras antes del diluvio. Los Formorians o Fomhoire, son una raza de gigantes que vivieron en aquellos tiempos antediluvianos y que dominaron estas tierras, valiéndose de desembarcos se dedicanban al saqueo y obligaban a pagar impuestos elevadísimos a los primeros habitantes, castigando a aquellos que no cumpliesen con sus mandatos.

Fueron vencidos y exterminados por una raza de semi-dioses, los Tuatha Dé Danann, ayudados por Lugh, nieto del que fue el jefe de los Formorians,Balor. Su aspecto y fechorias les valdrían ser llamados así, Fomó, raíz que significa "gigante", "pirata".

Una leyenda de origen irlandés recuerda al gigante Finn MacCool (Cumhail), guerreo y comandante del ejército del rey de Irlanda como el artífice de enormes rocas con el fin de atraer a una mujer gigante, su amante, de la isla de Staff, cerca del litoral escoces y guiarla por el mar hasta el Ulster.

Del mismo pueblo celta se cuenta que tenían un héroe de elevada estatura llamado Bran quien atravesó a pie el mar de Irlanda para luchar contra sus enemigos y dice la leyenda que en otra ocasión sirvió de puente sobre un río para que lo cruzase un ejército. Era hijo del dios Ler (el Océano) y de Iweydd (Irlanda). Y del mismísimo rey Arturo, según una leyenda, se cuenta que se desposó con Gwenhwyar, hija del gigante Ogyrvan.

De las islas Bonin, al sur del archipielago japonés, llega una leyenda que sitúa precisamente en estas alejadas tierras el hogar de una raza de gigantes. Mujinto es el nombre del último de ellos que llegó a vivir 300 años y alcanzó los nueve pies de altura. Hace más de 1000 años existió en Japón otro mítico héroe, llamado Minamoto Yorimitsu, que al lado de sus cuatro criados se encargó de luchar y matar muchos gigantes que por entonces poblaban aquellas tierras.

Desde el antiguo Egipto también nos llegan testimonios de remotos tiempos cuando "los gigantes estaban en guerra con los hombres y emigraron revistiendo formas de animales...". Recordemos que en las sagradas escrituras se recoge la referencia a un gigante de origen egipcio que es muerto a manos de un célebre guerrero del pueblo de Israel. La idea de la desaparición de los gigantes revistiendo formas de animales o transformados por los dioses en peces, monos... es una constante en leyendas tan distantes entre sí como lo son la egipcia y las centroamericanas. Según varias hipótesis, se trata de que los antiguos buscaban una explicación "racional" a la rápida desaparición de sus tierras de estos gigantescos competidores. Diversas leyendas europeas sitúan precisamente en Egipto el origen de seres gigantescos que aterrorizaron a pueblos tan distantes. Entre los pueblos africanos es conocida la leyenda de Maka, gigante de voraz apetito que llegaba a devorar animales de gran tamaño y se contaba que los ríos y lagos disminuían cuando bebía de ellos para calmar su sed.

En la India, aparecen los Daityas, nombre que reciben los antiguos gigantes quienes lucharon contra los dioses, en la mitología hindú. Asi, Durga, diosa de la sabiduría y esposa de Siva, tuvo que luchar con demonios que se transformaban en gigantes de mil brazos. También nos llega la historia de Gadjamutcha, gigante a quien los dioses le concedieron la inmortalidad y que debido a su maldad fue convertido en un ratón tan grande como el Himalaya. Viradha fue otro de los monstruosos gigantes con quien los dioses han tenido que luchar. Fue el gigante que raptó a la hermana de Lakchmana. Después de intentar devorar a Rama y Lakchamana, ambos acabaron con él. La crueldad del gigante Vrutarrssurerr consiguió que le adorasen como a un dios aterrorizando a los hombres. Visnú, en una de sus reencarnaciones le dió muerte. Siva castigó a Ravana, gigante de diez cabezas, a ser arrojado a una sima por profanar su templo. Allí permaneció durante ventemil años hasta que accedió a reconocerle como ser superior. Una vez perdonado se le concedió el privilegio de no morir hasta no haber cortado un millón de cabezas.

Asilki, son unos poderosos gigantes conocidos también como Velyety o Voloty, procedentes de la mitología rusa. Son los responsables de la creación de las montañas, lagos y ríos de la Tierra. Cuando uno de ellos agitaba su maza en el cielo, entonces se podían oir los truenos. Estaban tan orgullosos de su fuerza y poder que desafiaron a Dios y éste los destruyó.

Los indios norteamericanos de la columbia británica, conocen como Tsonoqwa a unos miembros de una raza de gigantes caníbales que habitan en las montañas y bosques. Los hombres destacan por su fuerza, fiereza y agilidad. A la mujer de esta raza de gigantes se le atribuyen la desaparición de pequeños en los bosques con el fin de comer posteriormente su carne.

Aunque muchos otros pueblos indígenas conocían a estos seres por otros nombres y recogen en su folklore popular historias ancestrales donde gigantes y humanos compartieron la tierra.

En la mitología inca, para los sacerdotes incas, Viracocha, dios fundador del imperio andino en su primera creación se le hace responsable también de una raza especial: <<"Caminaba por las inmensas y desiertas pampas de la meseta , "el hacedor de las cosas", Viracocha, después de haber creado el mundo en un primer ensayo como si se tratara de un bosquejo, sin luz, sin sol y sin estrellas. "Pero cuando vio que los gigantes eran mucho más grandes que él, dijo: No es conveniente crear seres de tales dimensiones, ¡me parece mejor que tengan mi propia estatura! Así creó Viracocha los hombres según sus propias medidas, tal como son hoy en día, pero aquellos vivían en oscuridad". Viracocha ordeno a los hombres, vivir en paz, orden y honrarle, pero aquellos se entregaron a la mala vida, los excesos y fue así como el Dios creador, los maldijo, convirtiéndolos en piedras o animales, algunos quedaron sembrados en la tierra, otros fueron absorbidos por las aguas, finalmente arrojo sobre ellos un diluvio en el cual todos perecieron>>.Ahondando un poco en la leyenda, esta nos cuenta mas detalles de como después de la gran inundación que tuvo lugar en la primera era, los supervivientes se pusieron a salvo refugiándose en las cuevas en una montaña llamada Tlaloc. Uno de los gigantes, Zelhua, apodado el Arquitecto, construyó una montaña artificial, "una pirámide", en Choluta. El motivo de este monumento fue que sirviese como recuerdo de la montaña que les salvó de perecer ahogados en el gran "diluvio". La pirámide no pudo ser acabada según la leyenda por una nueva intervención de los dioses, impidiendo su remate. Parece que esta práctica de inmortalizar ese momento y dar testimonio a la posteridad lo tomaron bastante en serio muchos pueblos, pirámides igualmente inacabadas hacen aparición por amplias zonas del centro y sur de los Estados Unidos.

Lumholtz, en su libro "El México desconocido", 1890, escribe:
«Antiguamente había gigantes en las cumbres de las montañas, tan grandes como pinos y con unas cabezas como rocas. Enseñaron a los tarahumaras a sembrar el maíz, derribando árboles y quemándolos, pero se comían a los niños. Una mujer dio luz a un gigante en una cueva que estaba muy alta sobre la ladera de un valle. La madre murió por el tamaño de su hijo, el cual quedó a cargo de su abuela, pero ésta, volteándose una noche dormida, lo aplastó.

»De Guasivori (frente a Cusárare) fueron unos gigantes a Narárachi a pedir limosna. Les gustaba mucho el tesgüino. Trabajaban muy de prisa y los tarahumaras los pusieron a cavar la tierra y a sembrar, dándoles en cambio comida y tesgüino; pero los gigantes eran feroces, violaban a las mujeres cuando estaban bajo la influencia de la Luna, y por lo tanto se irritaron mucho los tarahumaras, mezclaron un cocimiento de chilicote con el grano que daban a los gigantes, y éstos murieron.»

En la mitología fenicia podemos encontrar al gigante Antilíbano, quien dió nombre a las montañas donde moraba.

En la antigua Babilonia existe el mito de la creación donde el papel de los gigantes jugaron un papel esencial y la lectura de la historia de este mito se hacía todos los años con el fin de recordar a los babilonios a quien deben su origen y de quien proceden. Según este mito al principio de los tiempos existían dos divinidades; Apsu (masculina) y Tiamat (femenina). De la unión de éstos nacieron unos gigantes que con el tiempo se hicieron cada vez más numerosos y se rebeleron en contra del orden establecido por el dios padre Apsu. Apsu decidió destruirlos pero los gigantes enterados del propósito de su progenitor lo mataron antes de que pudiese volverse contra ellos. La madre, Tiamat, llena de furia engendró todo tipo de monstruos con el fin de vengar la muerte de Apsu. Legiones de serpientes gigantescas, dragones, tormentas vivientes y otras criaturas atormentaron la existencia de los gigantes por lo que éstos decidieron elegir entre ellos a Marduk para que luchase contra Tiamat y les librase de aquella pesadilla que acabaría por destruir toda la creación. Marduk, en una cruel lucha logra matar Tiamat y parte su cuerpo en dos. Con una mitad formó el cielo y con la otra la tierra. Los gigantes eligieron su morada en el cielo iluminados por la luz de las estrellas, el Sol y la Luna. La tierra se la dejaron para los hombres que fueron creados de la sangre de uno de los dragones que engendró anteriormente Tiamat.

La mitología persa nos recuerda que un fabuloso gigante de nombre Argenk fue el encargado de construir un túnel en el Cáucaso donde se ocultaban fabulosos tesoros en forma de piedras preciosas y estatuas de oro representando a los ancestrales monarcas orientales con fantásticas figuras.

El pueblo hebreo cuenta además de los extraños personajes que aparecen en sus textos sagrados con otro legendario gigante de nombre Og quien sobreviviendo al diluvio y declaró la guerra a los israelitas. Intentó, según la fantástica leyenda, arrojar una montaña sobre el ejército hebreo pero dos hormigas oradaron la montaña a la altura donde el gigante tenía su cabeza quedando atrapado por el cuello a modo de argolla, los dientes llegaron a crecerle tanto que le fue imposible liberarse jamás.

Pero quizá el gigante de gigantes se trate de Gargantúa, su fama se extiende por todo el folklore del territorio francés. Según algunas leyendas, a Gargantúa , hijo del gigante Briareo y la señora Gargantina, se le deben la aparición de valles, montes, ríos, castillos... Este gigante, prototipo de gigante constructor está presente en multitud de leyendas populares y son muchas las construcciones o accidentes geográficos que llevan su nombre. Así podemos encontrar una "Torre de Gargantúa" de la que se decía que era peligroso acercarse por la noche pues se corría el riesgo de ser atrapado por el enorme brazo de 20 metros del gigante. Un montículo compuesto de rocas en el valle del Drouvenne recibe el nombre de "sillón de Gargantúa", donde se dice que descansó el gigante después de beberse todo el contenido del río. Todavía en 1888 se recogía en un documento una leyenda similar a la anterior en Saint Pierre de Varengeville, donde otro montículo recibe el nombre de "la silla del gigante". Hay gran cantidad de montes que llevan su nombre o que se cree que fue el responsable de su aparición como ocurre con el monte Colomby de Gex, del cual se dice que Gargantúa excavó el lago Léman en Suiza para elevar la altura de dicho monte. En Bresse se cuenta que el cuévano que usó para transportar la tierra se rompió y dió lugar a unos pequeños montículos situados al lado del monte principal. El monte Broully fue creado a partir de las rocas arrancadas por Gargantúa del cauce del río Saona. En honor de este gigante el monte Gargan de Saffré lleva su nombre así como "el castillo de Gargan" en Guérande o el "Pico Gargan" en Saboya. Cerca de Avallon, de un menhir llamado Gargan, se cuenta que se trata del dedo meñique del gigate. Ptolomeo, Mela o Estrabón, geógrafos de la antiguedad, ya citaban el monte Gargan en sus documentos como "Garganus mons". En Orne existe un bosque llamado Montgommery en el que se cuenta que pueden apreciarse aún las huellas en el terreno dejadas por la carroza del gigante, surcos de hasta tres metros de largo y más de medio metro de ancho dejaron su impronta en las rocas de arenisca a ras de tierra. Al mismo gigante se le atribuye la esterilidad de las tierras entre Rennes y Nantes debido al éxodo de los lugareños después de huir aterrorizados al escuchar sus terroríficos aullidos. La imaginación de algunos escritores dejaron ver a Gargantúa vestido como un noble del siglo XVIII que llevaba en sus bolsillos a toda su servidumbre. Pese a superar la altura de los árboles más altos el carácter del gigante no era malo si no carecía de comida abundante. Su sed era tan enorme como su apetito y se decía que era capaz de secar ríos enteros como ocurrió en Farciennes donde dice la leyenda que se llegó a beber un tercio del caudal del río Sambre y tragarse una pequeña embarcación. En otros lugares no les dejó suficiente agua y se dice que secó ríos en Suiza, en Montpellier y otros lugares... Pero incluso de los excrementos y orines del gigante se cuenta que dieron lugar a otros ríos y lagunas como el Aisne o Gargeau o fueron la base donde pueblos como Lafitole construyeron sus cimientos... El Sena, el río más emblemático de Francia, debe su origen al famoso gigante y los primeros lugares por los que discurre el río llevan el nombre de Gargas o Gargan. De las hazañas de este gigante no se escapan ni las campanas de la iglesia de Notre Dame en París, otra entrañable leyenda cuenta que Gargantúa estándo bañándose en el Sena se sintió ofendido por los parisienses al burlarse de su desproporcionada estatura. Como castigo se llevó las campanas de Notre Dame para después devolverlas a cambio de una suculenta recompensa... otra versión dice que su venganza consistió en orinar sobre la población consiguiendo "ahogar a doscientos sesenta mil cuatrocientos dieciocho habitantes sin contar mujeres ni niños" y más tarde reparó en la existencia de las campanas que se llevó para que colgasen del cuello de su yegua por lo que los habitantes que sobrevivieron se alzaron en sedición...

La fama y la admiracíon del pueblo francés por la figura de este gigante que dio lugar a tantas leyendas y supersticiones encontró un serio enemigo en la rígida mentalidad de la iglesia católica. Con la intención de hacer desaparecer cualquier recuerdo de ritos, mitos y leyendas anteriores al cristianismo procedentes de cultos paganos y simbolizados muchas veces por la figura de Gargantúa, la iglesia intentó borrar la huella de su nombre de muchos lugares. Así, la iglesia llegó incluso a inventar la figura de un santo que jamás existió, San Gordon de Nicomedia, y que incluso se depositaron sus "reliquias" en Roma en el siglo IV con el fin de desplazar el nombre del gigante y sacralizar de alguna forma su pagana figura que era recordada en el monte Gargan. También otro santo, San Cristobal, fue propuesto por la iglesia para sustituir al gigante pero no tuvo muchoo éxito. La cueva excavada con los dientes de Gargantúa que se encuentra en el monte Gargan y usada en tiempos remotos para cultos paganos fue también objeto por parte de la iglesia de un intento de cristianizar su origen y hacer desaparecer todo indicio de paganismo proponiendo la cueva como refugio del Arcangel San Miguel, vencedor del paganismo, representado por Gargantúa. Otros montes como el Tombe y el Tombelaine eran consagrados al culto a la Virgen en sustitución de gigante y dió lugar a la figura de Nuestra Señora Yacente de Tombelaine. Pese a estos intentos denodados de la iglesia por borrar los orígenes de determinados lugares sagrados todavía hoy se recuerda que estos montes tienen su origen en la leyenda que narra como Merlín enterró bajo éstos los cuerpos de los padres de Gargantúa después de fallecer de unas fiebres. El fin del gigente más famoso de europa está acorde a la grandeza y misterio que le rodea y se cuenta que después de vivir más de doscientos años al servicio del rey Arturo fue llevado al País de las Hadas por Morgana y Melusina de donde no regresará jamás.

En Bélgica existe también una leyenda fundacional de la ciudad de Amberes que según cuenta la tradición la ciudad le debe su nombre a un gigante de nombre Droun Antigonus quien mutilaba a los marinos que no pagaban la cantidad de dinero que les pedía por atravesar el rio. La llegada a la ciudad de un joven caballero de nombre Brabo puso fin a estos abusos cortándole una mano al gigante en una feroz lucha que posteriiormente arrojó al río.

Es interesante observar cómo mitos como los cíclopes tienen su continuación en antiguas leyendas de pueblos tan alejados de su origen; en Galicia, concretamente en las provincias de Lugo y Orense, existe la creencia de que gigantes de un solo ojo comedores de hombres tienen su morada en las cuevas de la región. Son conocidos con el nombre de olláparos.

Como hemos comprobado en este pequeño periplo por las mitologías de distintos lugares los gigantes están presentes en nuestra memoria colectiva y como dice Edouard Brasey en su libro "Gigantes y Dragones": ...se les debe (a los gigantes) la creación de la tierra, el Sol, la Luna y de las estrellas. Se les debe la creación de las montañas, los ríos y los océanos. Se les debe la lluvia, el viento, las tormentas, los rayos y el trueno. Los gigantes y los dragones son tanto constructores como destructores, y la naturaleza está hecha a su imagen; fecunda pero violenta, viviente pero excesiva, bella pero deesmesurada. Ante la grandeza de las montañas, la inmensidad de los continentes o la profundidad abismal de los océanos, a uno le da por pensar que este mundo no es a escala del hombre; ha sido creado por y para esos seres gigantescos que fueron los primeros habitantes de la tierra."

"Y para que el elevado cielo no estuviera más seguro que la tierra,los Gigantes, se dice, aspiraron al reino celestial y levantaron montañas apiladas hasta las altas estrellas. Entonces el padre omnipotente lanzó su rayo, hizo añicos el Olimpo y derribo al Pelio del Osa que lo sostenía. Mientras aquellos fieros cuerpos yacían aplastados por su propia mole, la Tierra, se dice, regada, se empapó de la abundante sangre de sus hijos, dio vida a aquella sangre caliente y, para que no quedara reliquia alguna de su estirpe,la convirtió en figuras humanas.Pero también aquella raza despreció a los dioses, avidísima de crueles carnicerías, y fue violenta: se veía que había nacido de la sangre." OVIDIO

Bibliografía: Además de diversos libros de consulta como enciclopedias y escritores como Isaac Asimov, dicionarios bíblicos, artículos periodísticos...las citas bíblicas están sacadas íntegramente de la Sagrada Biblia (versión directa de las lenguas originales, hebrea y griega al castellano) décimo sexta edición por Eloíno·Nacar Fuster. El apócrifo; "El libro de Henoch", Ediciones Obelisco. "Diccionario de la mitología mundial" de Edaf. "Gigantes y Dragones", de Edouard Brasey, ediciones Morgana.
Avatar de Usuario
Jose Vergara
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 1042
Registrado: 26 Feb 2008, 00:50

LEYENDAS DE GIGANTES EN EL FOLKLORE POPULAR.

UNREAD_POSTpor Jose Vergara » 30 Abr 2009, 11:57

LEYENDAS DE GIGANTES EN EL FOLKLORE POPULAR.

AUTOR: Jesús H. Antelo
FUENTE: Gigantes: mito, leyenda o realidad

El folklore popular es rico en historias mitológicas y leyendas de todo tipo; a continuación podréis leer unas interesantes historias pertenecientes a diversos lugares en las que la figura del Gigante es una constante en todas ellas.

A CORUÑA. EL DESCANSO DEL ULTIMO GIGANTE

A poca distancia del lugar desde donde os escribo se encuentra el faro mas antiguo y en funcionamiento del mundo. Es el conocido como faro de la Torre de Hércules. Según la leyenda, este monumento acoge en su base los restos del gigante alado Gerión, que como explica la mitología griega vivía en la parte occidental de la isla de Eritea y fue muerto por Hércules. Después de cortarle la cabeza, enterró en este lugar sus restos y construyó sobre ellos este monumento. Desde entonces el faro se convirtió en el símbolo de la ciudad de A Coruña, en su escudo aparece reflejado el monumento y debajo de él se distinguen una calavera y dos tibias cruzadas en recuerdo del gigante.

Si os apetece conocer mas acerca de esta ciudad del Finisterrae podéis visitar algunas páginas que os seran de utilidad:

www.turismocoruna.com/index-f.html , www.galinor.es/galeria/coruna.html .

LA LEYENDA DEL GIGANTE ENAMORADO

Desde Benidorm, en la Comunidad Autonoma de Valencia, nos llega la bella historia de una leyenda donde se nos cuenta que en tiempos remotos habitó en el lugar donde se encuentra uno de sus mas emblemáticos parajes naturales, la montaña Puig Campana, un pacífico gigante de nombre Roldán. Pese a su caracter afable, el temor infundado en los habitantes del lugar, le Puig Campana.obligaba a vivir aislado del resto de la población cuidando sus rebaños de corderos y vacas. Un buen día conoció a una mujer que le demostró que no sentía ningún temor de su enorme apariencia, pasado el tiempo, enamorado de la mujer, le propuso que se fuese con él a vivir a su cabaña. La mujer aceptó y vivieron juntos y felices durante un tiempo. Hasta que una tarde, de regreso a su cabaña, el gigante se encuentra por el camino a un viajero que le comunica que su mujer está gravemente enferma en la cabaña y que morirá cuando el sol se ponga detrás de las montañas. Cuando Roldán llega a la cabaña encuentra a su mujer en el estado en el que aquel viajero le habáa dicho. La toma en brazos y se dirige a las montañas con el fin de evitar que los rayos del sol, que ya se comenzaba a ocultar por las cumbres, dejaran de acariciar para siempre a la mujer. En un intento por retrasar el ocultamiento del sol, el gigante, derriba parte de la pared de la montaña y una de las grandes rocas, lanzada por los aires, fue a parar al mar formando un peñasco visible todavía hoy desde la cumbre. Pero el sol siguió su recorrido y dejó de alumbrar la tierra y con él se fue también la vida de la mujer. Roldán, destrozado, llevó el cuerpo de la mujer hasta el peñasco que se precipitó en el mar para que le sirviese de ultima morada. Desolado, el gigante, sin dejar de coger la mano de la mujer, se deja ahogar a su lado...

Fuente: Revista Año/Cero, numero 69. Artículo por Juan Garcia Atienza

LEYENDAS ASTURIANAS. EL NUBERU. EL PATARICU

Del norte de la península ibérica y extendida por el territorio astur proviene esta entrañable historia perteneciente a su mitología particular:

"El nuberu es un gigante de largos brazos, tiene unas grandes orejas, un rostro muy arrugado y algunos dicen que es tuerto de un ojo o al menos ve muy bien de un ojo; viste pieles de cabra y oveja y cubre su cabeza con un sombrero vaqueiro. El nuberu es un ser malvado, señor de las tormentas, el granizo, el orbayu, las lluvias y la neblina. Vive según dicen en Egipto, donde es bien conocido, se llama Juan Cabrito, tiene mujer, hijos y hasta un criado.

El nuberu se dedica a esparcer los vientos y las tormentas por toda Asturias, se mueve de un lugar a otro montado en las nubes y de vez en cuando baja a ver el resultado de sus hazañas.

Es olvidadizo y aveces pierde las nubes que le transportan, entonces tiene que quedarse en las casas que encuentre, si los lugareños le tratan bien hará que su cosecha sea fructífera, para ello hará que las nubes descarguen sobre su cosecha lluvias beneficiosas y le quitará las serpientes de sus campos. En cambio si se le trata mal, arrojara serpientes (que siempre guarda en un saco), rayos y granizo sobre las tierras de esa persona.

Toda las mañanas se levanta a facer la truena (hacer tormentas), vuelve a media noche después de haber lanzado los truenos y recoger lagartos y culebras que su mujer, le prepara para cenar.

Odia especialmente a los curas, puesto que estos pueden hacer conjuros para librarse de el. Uno de esos métodos de ahuyentamiento que mas odia el nuberu son las campanas de las iglesias (cuanto mayor sea la campana, mayor sera su efecto). No le gustan las palas de hornear, los carros o los trébedes puestos al revés. No soporta el olor de los humos de romero o laurel y expecialmente las velas benditas. También odia las hachas puestas en los tejados con el filo hacia arriba. Una de las cosas que más encoleriza al nubero es la costumbre de algunos curas de situarse en el ayuntamiento rodeado de niños pequeños, pensando que la inocencia de los niños favorecerá el mismo.

De los Los Pataricu, se cuenta que son unas criaturas gigantescas con un solo ojo, con un olfato extraordinario y no conocen el fuego. Habitan en la costa occidental de Asturias.

Si quieres conocer más acerca de la mitología de este rincón de España puedes visitar la página web:

http://personal1.iddeo.es/ret00212/inicio.html

LEYENDAS DE LA MITOLOGIA VASCA. EL BASAJAUN

En las creencias populares del País Vasco se cobija otro personaje de leyenda y esta es su historia:

"El Basajaun o Basadere es el genio que mora en lo más espeso y rofundo de los bosques, o también en grutas situadas en lugares altos.

Basajaun (señor del bosque) es el genio del bosque, habita en sus profundidades, con forma humana, enorme y poseedor de una fuerza y agilidad.... Es un gigante que corre por los bosques con un garrote en la mano. Su bramido es como el rugido de la tempestad. Su cabellera es tan copiosa que le cae hasta las rodillas. Son una casta de hombres sabios que conocen todos los secretos de la naturaleza.

Es un genio bienhechor. Protege los rebaños. Si ve que se acerca una tempestad, lanza terribles gritos para que los pastores pongan a salvo su ganado. Cuando ve que los lobos se acercan al prisco, acude presuroso, poniéndolos en fuga. Las ovejas saludan su presencia, haciendo sonar jubilosamente sus cencerros. Son, en cierto modo, sacerdotes de Mari (la tierra madre), señores del bosque, dueños de la naturaleza."

No dejes de visitar la página donde se recogen otros mitos de esta hermosa tierra:

http://mipagina.euskaltel.es/apprececav/descarga.htm

ARAGON.TIERRA DE MITOS Y SERES FANTASTICOS

De la mano de Chema Gutiérrez Lera, autor del libro "Breve Inventario de Seres Mitológicos, Fantásticos y Misteriosos de Aragón" , nos llega un verdadero catálogo de seres que pueblan las tradiciones de ese rincón de los Pirineos. Si quieres saber más sobre la fascinante fauna mitológica de Aragón no dejes de visitar su página. Como muestra de lo que podrás encontrar en su obra nos envía la siguiente colaboración:

OME GRANIZO: Expresión aragonesa que se utiliza para designar a los gigantes.Viene a significar Hombre Grandioso, muy grande. Esta expresión es más común que la de chigán y la palabra de la que procede, bigán, en aragonés antiguo. En el Pirineo oriental se utiliza a menudo gigant.En todas las grandes montañas aragonesas parece habitar un ome granizo. Muchas de ellas son incluso gigantes convertidos en piedra, como el ANETO. Es posible que los ESPÍRITUS DE LAS MONTAÑAS, cuando adoptan forma humana, lo hagan como gigantes. En las leyendas, la raza de los gigantes se confunde con las propias montañas, tienen sus mismos nombres y las mismas pasiones de los humanos: BALAITÚS rechazado por CULIBILLAS, GRATAL enamorado de GABARDIELLA, las Tres SEROLS abandonadas por sus prometidos... Para Andolz, los gigantes son mitad hombres y mitad dioses, esto es, similares a los héroes griegos y latinos. En torno a las leyendas de las montañas revolotean continuas referencias a la caída de los Titanes, ya que el castigo divino suele recaer sobre ellos, como en el caso de la MALADETA o el del Aneto.


Los GENIOS DE LAS NIEVES, también gigantescos, en ocasiones se confunden de igual modo con las mismas montañas personalizadas. Muchas veces, el curso sinuoso de una leyenda puede desembocar en el lago de la realidad. Como si la raza de los gigantes pirenaicos aún estuviera viva, hace poco más de un siglo nacía en Sallent de Gállego Fermín Arrudi, de Casa Sorda, al que los periódicos de todo el mundo en esos últimos años del XIX llamaron "El Gigante Aragonés". Arrudi, con sus dos metros y medio de estatura y una fuerza descomunal, casi tan grande como su inmenso corazón, recorrió ferias, teatros y universidades mundiales y llegó a participar en dos Exposiciones Universales, asombrando a las gentes, riéndose de escépticos e incrédulos, porque nunca nadie había visto a un gigante de verdad como él. Con una voz como de ángel, virtuoso de la música, maestro de la guitarra, el violín y el requinto, apasionado amante de la caza, Fermín Arrudi realizó prodigios de fuerza que lo sitúan al lado de los más famosos héroes helenos, como aquella vez que en sus amadas montañas llegó a matar a una onsa pirenaica con la sola ayuda de sus manos y el cuchillo montero. En 1913, a la edad de cuarenta y dos años, murió el Gigante Aragonés de Sallén, quizás el último heredero conocido de una legendaria saga de atlantes aragoneses con cuerpos como montañas...


OME GRANIZO DE LA BAL D'ONSERA: Gigante de origen divino del que nos habla Ramón J. Sender. Lleva al hombro una inmensa hacha o astral de piedra y camina por el Valle desde hace miles de años acompañado de un ONSO. Durante algún tiempo, se dejó ver en Lobera d'Onsella. Ramón J. Sender lo imagina y lo describe en su artículo "En la Val d'Onsera", haciéndole utilizar para ello sus propias palabras:

"Yo soy yo. Yo soy un dios. Soy un dios antiguo. Mi mujer era HEBE. Antes del
cataclismo era ya viejo este dios de la Val d'Onsera y de toda la redolada desde
la Canal de Berdún hasta la Lobera d'Onsella (...) Dios y pastor, y bien cabales
era desde antes del cataclismo. Ahora soy solamente dios".

El Ome granizo se le apareció a un joven que esperaba la llegada de su amada, y le amenazó con matarle antes de que ésta llegara, pues era su nieta.


OME GRANIZO DEL TURBON: Esta leyenda escrita por Chesús Casaús en el Diario del Altoaragón (14-7-1998), nos descubre la existencia de un gigante, todo cubierto de pelo y dotado de fuerza extraordinaria, que el investigador sitúa bajo el mítico monte del TURBÓN, concretamente en Bardaxí. En una ocasión, reunidas las gentes de las aldeas circundantes en la zona llamada Fuentes de San Pedro, donde siempre celebraban sus consejos, el Ome Granizo se vio molestado por las voces que proferían los habitantes, y que le impedían
dormitar al sol, como siempre hacía. Por eso, presa de un furioso ataque de ira, subió en dos zancadas a la cumbre del Turbón. Levantó entre sus brazos dos enormes rocas y las arrojó sobre los vecinos, muriendo todos aplastados bajo la primera roca. Un pastor que contempló la tragedia, aseguró que escuchó una voz que provenía de la primera roca en el momento de caer encima de las pobres gentes, y que le decía a la roca que bajaba detrás que ya no era necesaria porque ya habían muerto todos aplastados bajo su peso.

GENIOS DE LAS NIEVES: Probablemente, son los mismos ESPÍRITUS DE LAS MONTAÑAS personificados en semidioses, que se aparecen a menudo bajo la forma de gigantes u OMES GRANIZOS. Para el folklorista Joan Amades, en su artículo "El Hombre de las Nieves Pirenaico", los genios tenían una misión: enseñar a sobrevivir
al hombre pirenaico en el medio agreste en el que se había establecido. Los genios cuidaron de la conservación de los bosques y de la fauna que allí vivía, principales medios de subsistencia de los primeros pobladores. Además, fueron los artífices de la invención de la ganadería, pues ellos se ocuparon de enseñar a los hombres cómo aprovechar la leche como alimento. Es posible que Sender se insipirara en la creencia en los Genios para describir al "OME GRANIZO DE LA BAL D'ONSERA", y que el mito de JUAN EL OSO, extendido por toda la cordillera pirenaica, tuviera el mismo origen. En algunas leyendas, los Genios de las Nieves se enfadan con los hombres e intervienen con sus poderes mágicos desencadenando tormentas, como el genio del ANETO, arrojando piedras como el del TURBÓN o provocando aludes.


ESPIRITU DE LA MONTAÑA: Muchos creen que las montañas de los Pirineos albergan a un espíritu en su interior. A veces el espíritu toma forma humana, y aparece entonces como un OME GRANIZO o como un GENIO DE LAS NIEVES. Otras veces, estos espíritus se limitan a dar grandes voces o gemidos desde el corazón de la montaña que habitan y a la que dan nombre. Por ejemplo, se dice que en las noches de tormenta puede escucharse al espíritu del TURBÓN gritar: "Soy el Turbón, el monte más alto de Aragón". Otros, como el espíritu de la MALADETA, anuncia las tragedias que van a ocurrir.

Nota del autor, Chema Gutiérrez: Hércules también está presente en la mitología pirenáica y aragonesa. Cuando vino a robar los bueyes de Gerión se enamoró de Pyrene, una ninfa hija de Bebrix, pero ésta se suicidó incinerándose y Hércules construyó como Mausoleo la cadena pirenaica sobre ella (hay otras muchas variantes de la leyenda, pero siempre con los mismos personajes). Y Hércules, acompañado del gigante Caco, habita también en el Moncayo aragones. Otros tres gigantes aragoneses de esta zona son Barbancha, Batemontes y Arrancapinos, compañeros de Chuan l'Onso.

Un saludo
Chema Gutiérrez Lera

LEYENDAS DE CANTABRIA. EL OJANCANU

Desde uno de los rincones más bellos de la Península Ibérica, Cantabria, Nieves M., nos acerca a la mitología de esta tierra enviándonos la historia de un personaje de leyenda, el Ojáncano u Ojáncanu. De la mano de Manuel Llano y de su libro "Rabel" (Leyendas), escrito en 1939, nos sumergiremos en el entorno de este mito:

"El Ojáncano representa la antítesis de la bondad, es como un símbolo del odio, del enfado perpétuo, de todo lo que destruye, amenaza, desgarra y maltrata. Hay diferentes versiones del aspecto exterior de este personaje. La descripción del rostro es muy común en muchas de ellas: la forma de la cabeza es totalmente redonda de color amarillento y barbas bemejas como el fuego. Sus ojos son de un rojo menos intenso. El único ojo que tiene está situado en la frente y está rodeado de puntitos de un color azulado y unas arrugas. Existe una versión que le describe como un ser <muy altu y delgau, con los brazos muy gordos> y vestido con una especie de zamarrón de una tela dedsconocida. Otras versiones lo describen con unos cabellos tan largos que le cubren hasta los pies. En ambas versiones se describe su ojo como brillante <lo mesmu que un ascua encendida escondias entre unas yerbas>. Existen versiones que hablan de <dos ringleras de dientes, los unos amarillos, los otros verdes, negros y rubios. Y unas rayucas que cruzan la frente y entre una raya encarná y otra azul hay un ollu estrechu. En esi ollu está la muerte del Ojáncanu. La persona que le de allí con una piedra le verá caer desplomau...>. Otras versiones hablan de diez dedos en cada mano, de unos pies redondos y grandes, de un hoyito verde en mitad de la frente y una rayita en el cuello a forma de collar, de una nariz grande donde se posan los milanos para contarle las cosas que ven desde el aire. Vestido con una túnica hecha de cortezas de árbol lleva un bastón negro que puede convertirse en víbora, lobo o cuervo. De su boca sale un vaho que le cubre y esconde dando la impresión de que se está quemando el sítio donde duerme o descansa. Hay versiones que cuentan que es <un animal con las mismas trazas que las personas, muy altu y muy gordu, con unos brazos larguísimos y fuertes al andar suelta un anjeu que se parece al respirar de un jabalí viejo subiendo por una cuesta arriba.Tiene una cabeza muy grande y unas melenas muy largas y regueltas... el Ojáncanu diz vivía en las cuevas más escondidas del monte y que mataba a tos los hombres que encontraba en su camino tirándolos con una piedra grandísma de una honda hecha con pieles de oso que mataba para alimentarse. Unos dicen que andaba desnudu y que las melenas y barbas rojas le servían de vestiu tapándole tou el cuerpo hasta las rodillas...Siempre andaba descalzu y diz que no se lijaba (lastimaba) los pies onque pasara por encima de los escajus más agudos.> Los más viejos contaban qu e daba miedo ver al Ojáncanu andar por encima de la nieve en las noches claras de enero. Se dedicaba a robar a las pastoras guapas y se entretenía llenando de piedras las fuentes y despedazar las cabañas de los cabreros. Cuando el Ojánco se hacía viejo y ya no podía correr por las cuestas ni trepar a los árboles lo mataban sus propios hijos enterrándole al lado de una cajiga después de abrirle la barriga y quitarle la jatera() que tenía dentro. Después de nueve mese justos el cuerpo del Ojáncano criaba unos gusanos amarillentos que dicen que olían a carne podrida. Estos gusanos crecían poco a poco hasta que pasados tres años se convertían en Ojáncanos. Dicen que tenían mucho miedo a los sapos voladores y a las lechuzas. Cuando un sapo volador tocaba al Ojáncano este moría si no conseguía una hoja verde de avellano untada en sagre de raposo. El peligro de morir estaba cuando los sapos tocaban su cogote que es donde se cree que reside el poder de matar al los Ojáncanos. Existían también Ojáncanos bondadosos y cuentan que cuando se les encontraba se les podía incluso acaricar, ellos agradecidos avisaban de la llegada de los Ojáncanos malos. Hay leyendas que cuantan de las maldades ocasionadas por éstos achacándoles el rapto de pastoras de cabras e imaágenes de iglesias. A los recien nacidos se les protegía para que no fuesen raptados por ellos con unguentos de agua bendita.

Los Ojáncanos se alimentaban de hojas de distintos árboles, de ovejas y vacas. También, en ocasiones, bajaban a los valles y robaban las mazorcas de maíz aun sin madurar. Otras veces, entre el alba o el anochecer, robaba las truchas y las anguilas a los pescadores. En su dieta incluía también murciélagos y otras aves como golondrinas además de los tallos de las moreras.

De su voz se dice que es fuerte y ronca y se asemeja a un lejano trueno o al ruido del río cuando viene crecido en invierno. Su morada se encuentra en profundas grutas cubiertas de maleza y piedras removidas. A modo de puerta tiene una gran piedra que dicen que tres hombres con los brazos extendidos no pueden llegar de un extremo al otro de la puerta. Existe una leyenda que habla de que podían metamorfosearse en personas para hacercarse a las posadas, pasar la noche y desaparecer por la mañana después de matar el ganado y ocasionar diversos destrozos. Tambíen se comenta que en ocasiones podían transformarse en árboles y colocandose al lao de los caminos, se dedicaban entre otras cosas a hacer caer los bueyes que tiran de los carros. De su fuerza se dice que no había nada imposible para ellos, cuando se enfadaba podía romper rocas con sus manos o derribar árboles. Se cree que los desfiladeros y barrancos han sido hechos por estos míticos personajes".

Para conocer más sobre la mitología de Cantabria puedes vistar la siguiente página:

http://www.geocities.com/Heartland/Estates/3069/ajn.htm

LEYENDAS DE CORNUALLES

Las leyendas pertenecientes al folklore de los pueblos del condado de Cornualles son ricos en bellas historias donde Santos y Gigantes protagonizan los hechos más singulares de su pasado. La expectacular orografía del terreno tachonada de montes, arrecifes y pronunciados acantilados se prestan a ser musas naturales para los guiones de las leyendas de la zona. De Cheesewring se cuenta que su origen fue un curioso reto que tuvo lugar entre un santo y los gigantes que moraban en la zona. Estos últimos consideraron que tras la llegada de los hombres santos al condado se establecireon demasiados lugares sagrados como pozos, colinas, cruces y el pago de impuestos en forma de diezmos sobre tierras:

"Los gigantes se reunieron en el páramo de Bodmin para decidir que hacer. Estaban incomodados porque habitaban Cornwall hacía mas tiempo que los santos. Los gigantes eligieron a Uther como su líder porque le consideraban el más inteligente y uno de los más fuertes. Tue, un santo bastante pequeño, había decidido hacer un pozo en el páramo. Había escuchado a los gigantes discutiendo como deshacerse de ellos sin perturbar a los pueblos locales. Decidió entonces retar a Uther a una prueba de fuerza; le retó a un concurso de lanzamiento de piedras. El Santo Tue prometió que si los gigantes ganaban, todos los santos abandonarían esas costas para siempre; pero si ganaba él, enmendarían sus caminos errantes y desde ese momento seguirían el signo de la cruz. Uther fue campeón de lanzamiento; podía partir rocas muy pesadas con gran fuerza y precisión. Su especialidad era mantener en equilibrio las más grandes sobre las pequeñas de manera perfecta. Los gigantes estaban seguros de su suerte y de ganar a unos tan pequeños y débiles. Reunieron 12 piedras redondeadas y planas de diferentes tamaños. Tue insistió en que Usher lanzara primero ya que él había sido el retador. Entonces cogiendo la roca mas pequeña la lanzó a unos 100 metros más o menos en dirección a la colina de Stowe, donde cayó cerca de la cima sur. Tue, miró al cielo pidiendo ayuda divina, y de repente, la pesada piedra en su mano era como una pluma que volaba hacia la primera roca y se posaba encima. La competición continuó. Tue conseguía lanzar las pesadas rocas una encima de otra sobre las de Uther. Los gigantes no se lo creían. Naturalmente la tarea se hacía cada vez más dura a medida que las rocas eran mas grandes. El Santo tenía el último tiro y los gigantes se asombraron cuando la roca golpeo el blanco y quedo en perfecto equilibrio. Sin embargo, el concurso no acabó ahí ya que los poco deportivos gigantes argumentaron que era costumbre tener un tiro de gracia y que la décimo tercera piedra les daría la victoria. Uther luchó por colocarla en la roca final. Con todas sus fuerzas la lanzó con potencia. La roca cayó corta, permaneció al final y rodó por la colina a los pies de Tue; ahora era su turno. Santo Tue oró en silencio e intentó elevar su piedra. Entonces un ángel que solo él podía ver, agarró la roca y la sostuvo en lo alto de Cheesewring para maravilla de mortales de ahí en adelante, los gigantes abandonaron el lugar y partieron a las colinas, aunque algunos de ellos con ánimo de venganza."

Personajes como "Jack el mata gigantes" se han hecho muy populares en estos lugares, estas historias hacen incapíe en que el empleo de la astucia y de la inteligencia frente a la fuerza y la maldad siempre encuentran la victoria en la lucha contra los gigantes. De este curioso personaje se cuenta una historia que dice así:

"Según antiguas leyendas, Jack fue el hijo de un granjero que vivió en Land´s End en los días del reinado del Rey Arturo. Los habitantes de la zona estaban aterrorizados por Cormoran, el gigante del Monte de San Miguel, quien les robaba el ganado. Jack, escavó un hueco cerca de Morvah y lo cubrió con maleza. Entonces atrajo al gigante fuera de la montaña haciendo sonar su cuerno. El enfadado gigante bajó la montaña y cayó dentro de la trampa. Entonces Jack lo hirió mortalmente con su lanza y llenó el agujero con tierra. Por esta brava hazaña le hicieron entrega de una magnífica espada grabada con la leyenda "Quien mató al Gigante Cormoran" y ganado en abundancia. Más tarde viajó a Gales donde siguió matando gigantes y engrandeciendo su fama. Cerca de la Iglesia de Morvah existe una enorme piedra de la cual se dice que señala la tumba del gigante. Se cuenta que aún hoy se pueden oir voces que provienen de abajo."

En la localidad de Chapel Porth donde se encuentra un famoso acantilado existe la siguiente leyenda donde un gigante es vencido de nuevo por una persona santa:

"Se dice que una vez el lugar llamado Penwth fue atormentad por gigantes. Entre los más famosos, Cormoran, el gigante del monte de San Miguel fue eventualmente vencido por Jack el Mata gigantes pero se dice que el gigante Bolster sucumbió a los engaños de una devota mujer. Este gigante verdaderamente tenía una enorme figura, se dice también que llegó a poner un pie en Carn Bearn (la colina más alta de Canborne) y el otro en el acantilado de Santa Inés y debería de medir 12 millas de altura. Bolster, de temperamento y carácter violento aterrorizaba a los habitantes de la campiña y amedrentaba el ánimo de la gente pero se las tuvo que ver con su oponente, la casta y pia Santa Inés. Se enamoró de ella y la persigió implacablemente pero Santa Inés lo rechazaba, la colmaba constantemente de atenciones, Santa Inés le dijo que pusiese su amor por ella a prueba rellenando el hueco del acantilado de Chapel Porth con su propia sangre.Para éste se trataba de una tarea fácil. Después de todo, él nunca había fracasado y unos pocos galones de sangre no tendrían importancia para él- pero Santa Inés sabía que el hueco no tenía fondo e iba a parar al mar que estaba debajo.

El alargó su brazo, se hizo un corte con un cuchillo y esperó a que el hueco se llenara de sangre. Esto nunca ocurrió por supuesto y el gigante se desangró y murió. Así que, Santa Inés se libró de él pero dejó su marca detrás. El acantilado de Chapel Porth desde ese día lleva la marca de una mancha roja, se dice que es por donde corrió la sangre del gigante."La impresionante orografía de estos lugares sigue ofreciendo no solo espectaculos visuales a los que visitan estos impresionantes acantilados sino que además pueden escuchar leyendas como esta:

"Las leyendas de fieros gigantes abundan en Cornualles, pero una de las más famosas es la del gigante conocido como Wrath de Portreath.Este gigante vivía en una cueva, llamada "el armario" donde él permanecía esperando el paso de los barcos, caminaba por el mar y los atacaba, matando a los marineros de un simple golpe de sus grandes dedos. Después selecionaba cuidadosamente los mejores indivíduos para su cena y remolcaba los barcos hasta su cueva atados por su cinturón.

Incluso aquellos que navegaban con cuidado y a cierta distancia de la costa no estaban fuera de peligro, el gigante arrojaba enormes piedras desde lo alto de los acantilados. Aún hoy, cuando baja la marea, pueden verse estas piedras formando peligrosos arrecifes frente a Godrevy Head. Los marineros evitaban a toda costa el "armario" jurando no volver pues creían que todo lo que allí entra no vuelve a salir. Hace unos años se hundió su cima y se convirtió en una gruta abierta en la que el agua fluye cuando hay marea alta. Pero "la taza de Ralph" como así se la conoce ahora, es una de las más espectaculares y escalofriantes vistas de los acantilados de Portreath."

Si quieres conocer más a cerca de este apartado lugar puedes visitar esta página donde encontrarás otras historias que completan el folklore popular de Cornualles:

www.connexions.co.uk/culture/html/legends.htm

LEYENDA DE IZTACCIHUATL

Una bella leyenda llegada de Méjico y rescatada por Fernando Vargas Márquez procedente del Parque Nacional Iztaccíhuatl-Popocatépetl nos recuerda los primeros tiempos del descubrimiento donde seguro que historias como estas eran tan comunes a la vez que hermosas por aquellos tiempos:En torno al Iztaccíhuatl se ha bordado una leyenda, que yo no creo sea obra de los indios. Es demasiado romántica, demasiado dulzona para que cometa la injusticia de imputárselas; pero es inevitable mencionarla, ya que la han hecho circular demasiado: Dícese (A.M. de Padua) que cuando el Anáhuac estaba habitado por los quinames (gigantes), la reina de éstos era una mujer tan adorablemente hermosa, que el Sol se enamoró de ella y le ofreció un trono entre los astros. Pero la reina Iztac, La Blanca, amaba demasiado a sus súbditos para decidirse a abandonarlos, y se rehusó, suscitando con su negativa una guerra (no sabemos con quien), en la cual sucumbió: los gigantes, sus súbditos, tendieron entonces su inmenso cadáver sobre el féretro de pórfidos donde yace ahora y encendieron a sus plantas una enorme pira: El Popocatépetl: El Sol, herido de dolor al ver muerta a la mujer a quien había amado, huyó de la tierra a ocultar su amargura en los ciclos, y entonces, las lágrimas que los gigantes derramaban por su reina, se cristalizaron en heleros. Uno a uno, fueron muriendo, y en sus restos quedaron en los picachos que circundan la Iztaccíhuatl (Domínguez Assiayn, citado por Sosa: 236-237).

http://www.txinfinet.com/mader/ecotrave ... ico2b.html

LEYENDAS INDÍGENAS NORTEAMERICANAS

Sorprendentes leyendas procedentes de distintos pueblos indígenas de Norteamérica nos recuerdan que estos seres están presentes en todas las culturas y continentes. Pilar Puzas en su página web dedicada a la historia y tradiciones de estos numeros pueblos recopila historias como las que encontramos a continuación:

Entre los Iroquois y los Chippewa/Ojibwa los gigantes eran criaturas temibles que mostraban aficiones tan terroríficas como la de consumir carne humana. Los Gigantes de Piedra de los Iroquois, parecidos a los hombres y cubiertos con mantos de pedernal, eran unos caníbales codiciosos que devoraban todo lo que encontraban en su viaje desde el Oeste. El gigante caníbal de los Chippewa/Ojibwa venía del Norte matando y comiéndose a todos los que se mostraban amables con él. En una aldea que había a su paso un niño se escapó y cuando llegó a la edad adulta decidió vengarse. Invocó a los espíritus para pedirles poder y ellos le enviaron 100 hombres alados para que lo ayudasen. Juntos planearon la estratagema de atraer al caníbal gigante con un banquete de su carne favorita de oso blanco. El monstruo sucumbió a la tentación y al quedarse aletargado después, los espíritus alados lo aporrearon hasta matarlo. Una hueste de animales pequeños lo devoró en seguida y, luego sus huesos fueron consumidos por el fuego. Las cenizas, esparcidas por los cuatro vientos, se convirtieron en las aves del aire.

Hay gigantes y caníbales en muchas historias. A veces tenían un solo ojo o pierna, o bien sus ojos brillaban con una luz sobrenatural. Los Washoc tenían a un gigante tuerto que vivía en las Pine Nut Mountains cerca de Carson Valley, Nevada. Otras tribus solían tener leyendas en las que las montañas, estaban habitadas por gigantes: los Kalispel, Flathead y Coeur d'Alene hablaban de los Natliskelíguten, o Matadores de Hombres, los Paiute del Norte de Nümüzo’ho, o Triturador de Hombres. Se decía que los morteros y eces habían sido creados por Nümüzo’ho y desplazados a los límites de lagos en los que saltaba cuando el mundo estaba ardiendo. Los Wishrain hablaban de una mujer caníbal llamada Atata'tiya que fue burlada por una niña y un niño.

Héroes maravillosos y monstruos terribles llenan también el mundo mitológico de los pueblos de California en otros lugares. Es característica de muchas de esas criaturas la historia Miwok del sur de Uwulin:

Hace mucho tiempo los pájaros y los animales vivían en el Yosemite Valley y vivían bien. Pero entonces apareció Uwulin, un gran gigante del Norte que empezó a comer personas.Era tan alto como un pino y sus manos tan grandes que podía sostener diez hombres a la vez en cada mano. Viajaba con un gran saco en la espalda en el que metía a la gente que capturaba. Su saco era tan grande que en él podía caber toda la población de una aldea. Cogió tanta gente que la cortó en trozos pequeños e hizo cecina de su carne. Colgó la cecina para que se secase en un gran roca granito cerca del río Merced y aún hoy día esa roca está manchada de la sangre de hacer la cecina.

Los pájaros y los animales intentaron matar al gigante de todas las formas posibles, pero no lo consiguieron. Las flechas y lanzas no podían penetrar en Uwulin. Por fin pidieron a Mosca que los ayudase. Le dijeron que mordiera al gigante por todo el cuerpo para descubrir dónde se le podía herir. Mosca lo encontró dormido y le mordió en todas partes. El gigante no se inmutó hasta que le mordió en un tobillo. Esto hizo que diera una patada con su imponente pierna.

Mosca volvió y contó a los pájaros y animales lo que había descubierto. Ellos decidieron fabricar una serie de leznas de hueso de ciervo, afiladas y largas, como las que se usan para hacer cestos. Colocaron las leznas con las puntas hacia arriba en el camino del gigante para que no pudiera evitarlas.

Cuando Uwulin pasó por el camino pisó muchas y una le atravesó el tobillo, donde tenía el corazón. Murió instantáneamente. Los pájaros y los animales decidieron destruir su cuerpo con fuego, acarrearon troncos y lo cubrieron con ellos. Observaron con atención cómo se quemaba para asegurarse de que ninguna parte escapaba a las llamas, porque temían que pudiera crecer alguna y que Uwulín renaciera.

Despúes del Espíritu del Mar, el siguiente en importancia y poder era Narssuk o Sila, controlador del tiempo, señor del viento, la lluvia y la nieve, que podía hacer surgir una tormenta en cualquier momento y volver imposible la caza. Se le veía como un bebé gigante envuelto en pieles de caribú atadas con tiras de cuero. Cuando se aflojaban las tiras quedaba libre para moverse y las ventiscas azotaban la región. Entonces los espíritus desencarnados de los chamanes tenían que volar hacia el aire y luchar para volver a atar las tiras.

Los monstruos representan un papel extenso en el mito Navajo de la emergencia. El monstruo marino Tíeholtsodí inunda el tercer mundo cuando Coyote rapta a sus dos hijos, pero al escapar la gente al cuarto los persigue e inunda éste también. Al fin, en el momento en que las familias emergen en el quinto, descubren los niños y se los echan al monstruo que desaparece, y las inundaciones bajan. Hay más monstruos con los que luchar en el quinto mundo Navajo, enviados por Primer Hombre y Primera Mujer para castigar a la gente. Entre ellos se encuentran Yíetso, que junto con sus hijos come víctimas humanas, Delgeth, sin antílope que devora carne humana,, la Gente que Mata con el Rayo de Sus Ojos y el Coceador, un gigante que saca de una patada a los viajeros que transitan los senderos montañosos.

Muchos monstruos tiene en común su predilección por la carne humana. Es una característica de los monstruos Papago, Águila Asesina y Hook, estos dos últimos muertos por Hermano Mavor. La mayoría de los monstruos mueren debido a que son burlados: Hook es atrapado en una cueva y ahumado hasta morir; a Águila Asesina le corta la cabeza Hermano Mayor, que entra en su cueva disfrazado de mosquito. El pueblo Acoma cuenta la historia del cazador Kasewats que al volver a su casa descubrió que su mujer había sido raptada por Sko´yo, una giganta. Para encontrarla se fue al manantial de donde había sido robada e hizo mucho ruido. Llegó la giganta, lo capturó y se lo llevó a su casa donde él encontró a su mujer con muchas otras personas aterrorizadas a las que Sko´Yo estaba engordando. Kasewats embaucó a la giganta y la mató. Liberó a todos y volvió a su casa con su mujer. Éste es un mito típico en el que la inteligencia vence a la fuerza.

No dejes de visitar este interesante sitio realizado por Pilar Puzas.

http://www.terra.es/personal/pilipu/mito.htm

LA LEYENDA DE STONEHENGE. LA DANZA DE LOS GIGANTES

Existen innumerables teorías para explicar la presencia de este famosísimo monumento megalítico ubicado en Salisbury, lugar de culto, observatorio astronómico... pero la tradición tiene también su explicación que arranca de la leyenda en los tiempos del mago Merlín. Una bella leyenda recuerda cómo se llevó a cabo dicho monumento y el motivo de su construcción.stone.jpg (24114 bytes)Cuenta esta leyenda que el rey pidió consejo a Merlín el mago para la construcción de un digno sepulcro que diese testimonio de los caballeros caídos en defensa de su país y que fueron enterrados en la llanura de Salisbury. Merlín aconsejó al rey que enviase a Killaraus,Irlanda, a sus vasallos para recoger piedra a piedra un monumento existente en un lugar llamado "La Danza de los Gigantes". Este monumento según la tradición fue levantado por los antiguos que conocían las artes de labrar la piedra e izar los enormes pesos de éstas. Su enorme tamaño es solo comparable a su maravillosa naturaleza y no sería posible volver a levantar uno similar en la llanura de Salisbury. El rey consideró la empresa imposible y Merlín le explicó que aquellas piedras habían sido traidas por los antiguos Gigantes desde África a Irlanda y que poseían extraordinarias facultades tales como la curación de graves enfermedades y heridas de batalla. Una vez convencido el rey mandó a sus tropas a Irlanda y después de algunas batallas llegaron al lugar de "La Danza de los Gigantes". Una vez allí se encontraron con el problema de mover las enormes piedras.Ni todo el ejercito del rey fue capaz de mover las piedras por lo que Merlín inventó para este fin unas máquinas con las que consiguieron izarlas y transportarlas hasta los barcos y llevarlas a Inglaterra. Existen otras versiones que dicen que el mago Merlín para transportar las piedras las hizo volar con su magia y las depositó en este lugar.

Una segunda leyenda cuenta más escuetamente una historia donde se dice que unos Gigantes se encontraban en la llanura de Salisbury danzando alrededor de una fogata y que sin saberse cómo de repente se convierten en piedra. Y de esta forma se explica la singular apariencia que tienen las piedras como si de gigantes abrazados y cogidos de las manos se tratase, danzando alrededor de un fuego central quedando el momento inmortalizado en piedra por los siglos de los siglos.

LEYENDAS DE AGUASCALIENTES. RAZA DE GIGANTES

Méjico es una fuente inagotable de leyendas y tradiciones tan antiguas como fascinantes. J. Jesús Ramírez del Instituto de Educación de Aguascalientes rescata una de estas bellas narraciones:

Hace unos cientos de miles de años, por allá en los albores de la vida cuando la tierra apenas empezaba a enfriarse y las lluvias eran torrenciales, por la superficie de este mundo resonaban con firmeza las pisadas de gigantes que eran los amos y señores de todo lo creado, porque su inteligencia sobrepasaba el nivel de cualquier otra criatura del Reino Animal.

Su porte altivo; sus facciones tan finas y aristócratas, que ni la Grecia Antigua vio seres tan perfectos, y sus cuerpos atléticos y bien proporcionados no tenían par en el universo.

Construyeron enormes ciudades y sus palacios no han sido siquiera soñados por el hombre moderno porque combinaron lo bello con lo práctico y lo cómodo con lo seguro.

A la par que la tierra, que les daba abundantes cosechas, cultivaban las Bellas Artes, porque su civilización era muy avanzada. Tan maravilloso era su sistema de vida que muchos todavía no creen que hayan existido. ¡ Pero existieron!

De eso no hay la menor duda y basta con mirar al Cerro del Muerto para comprobar que todo fue verdad.

La guerra y el odio estaban ausentes de sus almas. Nunca, como entonces, la paz fue tan fraternal y duradera sobre la tierra.

Así vivieron incontables siglos: Amando todo cuanto les rodeaba. La naturaleza siempre pródiga, les daba todo.

Pero ... ¡ ni si quiera en ese verdadero paraíso terrenal la dicha era eterna! Y así llegó el día en que todo tuvo que terminarse por un cataclismo geológico que la tierra a experimentado infinidad de veces: temblores la sacudieron en convulsiones de muerte; desgarrando a su paso ciudades enteras con sus habitantes.

Al fin, volvieron la paz y la estabilidad, pero el mundo de los gigantes estaba casi totalmente destruido y su población asustada de que volviera a suceder algo semejante.

De entre los sobrevivientes quedó una joven pareja: VERLÉ, el príncipe del país del norte y que su nombre significa CALIENTES PRIMAVERAS , y KIRLE la princesa de la ciudad del sur y que su nombre significa AGUAS CRISTALINAS.

Ellos fueron los elegidos para ir a hablar con Dios. Después de prepararse, llegaron a su presencia y el Señor les dijo:

- Aunque sé a que han venido, quiero oírlo de sus labios;

- Nuestras ciudades han sido destruidas y somos muy pocos los sobrevivientes.

- Ustedes tendrán que emigrar a otras tierras ya que lo que sucedió ahora, puede volver a suceder;

- Pero ¡ Amamos nuestra tierra ! queremos seguir viviendo ahí

- De quedarse, perecerán todos por falta de condiciones adecuadas.

- Señor; no queremos en forma alguna rebelarnos, pero deseamos quedarnos ¿ será posible ?

- ¡ Sí ¡ , pero se quedarán para toda la eternidad.

... Al regresar a su tierra avisaron a los pocos que quedaban su decisión.

CALIENTES PRIMAVERAS se tendió en la tierra que tanto quería, con la cabeza hacia el Sur. AGUAS CRISTALINAS colocó su cabeza frente a la de su esposo e inclinó un poco el cuerpo hacia el Suroeste.

A la distancia, el resto de aquella raza de gigantes tomó la posición que más les acomodaba, para esperar la eternidad.

Cuatro de los más valientes caballeros que se llamaban: GALFO:BUENA TIERRA; TALT:AGUA CLARA, KILSE:CIELO CLARO, y MÁCHI: GENTE BUENA; hincaron una rodilla en tierra e inclinaron sus cabezas a esperar el final.

En esos momentos, un largo eclipse empezó a obscurecer la tierra, y cuando siete horas después volvió a aparecer el sol, no se veía por ninguna parte un ser viviente; los gigantes eran ya enormes cerros, de entre los cuales destacaban las figuras de los príncipes, vistos desde las estribaciones de la sierra de Guajolotes, en el punto que queda precisamente arriba del poblado que hoy conocemos Pedregal Primero, sobre la carretera que conduce a Calvillo.

Desde la ciudad de Aguascalientes, solo se aprecia la figura yaciente de VERLÉ, al que actualmente, se le conoce por el Cerro del Picacho o Cerro del Muerto.

Destacan también los cuatro capitanes : que ahora conocemos: Al Sur el Cerro de Los Gallos que fuera conocido por AGUA CLARA; Al Norte el Cerro de San Juan, en el macizo montañoso de Tepezalá, conocido por CIELO CLARO; un kilómetro adelante, el Cerro de Altamira que un buen día llevará el nombre de BUENA GENTE, y más allá hacia el Poniente distinguimos a TIERRA BUENA que es ahora el Cerro del Laurel muy cerca del poblado de Calvillo.

Pero ésos gigantes no han muerto. Vigilan nuestras vidas y nos han heredado su espiritualidad, su amor a la familia, su amor por nuestra tierra.

Su influencia a sido tan grande, que de los nombres de los príncipes entrelazados le dieron el nombre de "AGUASCALIENTES" a nuestra ciudad, y el de los 4 militares existen en el escudo de nuestro Estado.

Mientras esos gigantes sigan ahí, nuestra Tierra Bendita, no perecerá Jamás.

J. Jesús Ramírez Durán

Si deseas conocer más leyendas sobre Aguascalientes acude a

http://www.ags.gob.mx/Historico/leyendas.htm

LA LEYENDA DEL GÓLEM.

Cuenta la leyenda que en el siglo XVI, en el antiguo gueto judío de la ciudad de Praga vivió un rabino y cabalista llamado Loew, el cual siguiendo las instrucciones de los textos sagrados realizó en arcilla roja la figura de un gigante a la que más tarde daría vida mediante un misterioso ritual. Las instrucciones para llevar a cabo el ritual fueron recibidas por este rabino mediante sueños en los que se le revelaron las fórmulas cabalísticas precisas para dar vida a la materia inerte. El proceso pasa por concer el "verdadero nombre de Dios" sin el cual la fórmula no tendrá ningún efecto. Tan sólo unas pocas personas tienen acceso a tales conocimientos pues el poder de éstos es enorme e incluso peligroso. Por esa razón tan sólo unos pocos elegidos en cada generación tienen acceso al conocimiento de dicho nombre.

Con el fin de defender el gueto de sus enemigos y realizar las tareas y trabajos más bajos, Loew, una vez realizada la gigantesca figura humana escribe en la frente del gigante las letras hebraicas: gimel y lamed. De este modo el monstruoso ser adquiere en ese momento el espíritu de vida. Pero el poder del gigante se hace cada vez más fuerte y escapa al control de su creador y se vuelve en contra de los que debía proteger. Loew decide entonces destruirlo y para ello borró de la frente del gigante las dos letras haciendo que el gigante se convierta de nuevo en simple arcilla.

Dice la leyenda que una vez que el gigante perdió la vida su cuerpo de arcilla estuvo oculto en el ático de una sinagoga durante muchos años y algunos escritores de comienzos del siglo XX cuentan que aun podían verse allí los restos del cuerpo del gigante.

PLA FALGARS. EL GIGANTE DE RIPOLLÉS

Cuenta la leyenda que existió un hombre de estatura y fuerza extraordinarios que nació en el valle de Vallfogona (Ripollés, Cataluña) de nombre Pla Falgars. Se dice que llegó a transportar una campana de bronce desde las ruinas del castillo de Cambrils, en la sierra de Santa Magdalena de Cambrils, hasta la iglesia del pueblo de Sant Juliá. Por el camino, una mujer elogió su fuerza y éste emocionado le propuso entonces que llenara la campana con el equivalente a siete sacos de trigo. Luego, para equilibrar la carga, arrancó un árbol para usarlo como bastón. El gigante fue enterrado bajo una inmensa losa de piedra situada en la entrada de la iglesia, a la que llaman todavía hoy "el plato del gigante" y en la que puede leerse: "No entrarás en Sant Juliá sin pisar a Pla Falgars".

LA PROVENZA. TIERRA DE GIGANTES

En la Provena francesa podemos encontrar un verdadero surtido de leyendas y tradiciones populares que tienen como protagonista a gigantes. Se cuenta que el Castillo de Crussol es obra de un gigante llamado Crussolio. En el siglo XIX se decía que en ocasiones el gigante abandonaba el castillo y de una zancada atravesaba la llanura del Ródano para dirigirse a la ciudad de Valence del Delfinado. Este mismo castillo sirvió de morada para otro gigante conocido como Briar o Samson. Una antigua leyenda decía que este gigante, después de acabar con la raza humana, quiso reconstruir una ciudad y repoblar la raza humana. Para ello engendró hijos a las mujeres de la región de las cuales nacieron los pobladores de la ciudad de Valence del Delfinado que él mismo había reconstruido.En 1440 la aparición de unos huesos posiblemente pertenecientes a un enorme animal ya extinguido en el continente fueron tenidos por los restos del gigante Briar. Aun en 1675 había la creencia de que unas ruedas de molino depositadas en las cercanías de la ciudad fueron transportadas hasta allí por unas gigantas que las usaron a modo de ruecas para trabajar sus tejidos.

Otro gigante conocido en la Provenza fue Galagu -tragón, glotón- quien podía poner cada pie en una orilla del Ródano y bebia sus aguas con su mano. En el valle de Dessoubre (Doubs), un gigante fue encerrado en una cueva por un sacerdote exorcista que depositó una enorme piedra en la única salida para impedirle que abandonase la cueva. Desde entonces se cree que el sudor, en forma de agua, del gigante ocasionado por sus esfuerzos por mover la piedra y salir de la cueva forma uno de los afluyentes del río que discurre por el valle.

Tord-Chenes -Retuerce Robles- es el nombre de otro gigante de Argonne (Sainte-Menehould) de quien se dice que había hecho crecer el río de la Bionne y creado las colinas sacudiendo el polvo de sus botas. También se recuerda al gigante de Allier, cerca de Langeac, de quien se cuenta que sentándose en la cima de la montaña "Puy Moury" y poniendo sus pies en otras dos montañas (Durance y Briaçon) se inclinaba sobre el río Allier para beber de sus aguas.

LEYENDAS DE RONCESVALLES. EL GIGANTE ROLDAN

Los pirineos son una fuente inagotable de leyendas y nos proporcionan una gran variedad de historias donde hombres y gigantes han protagonizado hechos fabulosos... uno de los gigantes más famosos de estas montañas que separan España del resto de europa es el caso de Roldán de quien se decía que ya jugaba al tejo con Hércules por estos parajes, arrojando enormes rocas que luego darían lugar a la gran cantidad de megalitos tan frecuentes en la zona. La leyenda sobre la existencia del gigante dió lugar a pensar en 1777 que los huesos encontrados por el sacerdote Cantonnet en Vizos (valle del Bareges) que se trataban entre otros de una clavícula de doce pulgadas y una tibia de veinticuatro pulgadas -más de 60 cm.- pertenecían a los restos de los Prouzous, compañeros de Rolán y que vivieron entre los pueblos de Vizos y Bareges.

A este gigante se le atribuyen todos los accidentes del terreno que jalonan la orografía de las montañas de los pirineos. Con sus quince pies de altura -unas tres veces la talla normal- portaba siempre a sus espaldas un puño dorado y arrastraba una enorme maza de hierro acabada en puntas. Pese a su aspecto y armas que portaba podía ser vencido si era herido en el el pie...como ocurre en la leyenda de Aquiles... por esta razón dicen que calzaba unas botas con siete suelas de hierro.

Algunas leyendas navarras afirman que el gigante no ha muerto, cada cien años regresa al Asto Biscar, y aun pueden oirse los ecos de la batalla de Roncesvalles en la que participó alla por el año 778.

IRETGES, LOS HOMBRES SALVAJES DE LOS PIRINEOS

Otra leyenda de los Pirineos nos habla de la existencia de gigantes, llamados Iretges, en la región de Foix, concretamente en el macizo de Trois-Seigneurs. La leyenda comienza afirmando que dos gigantes moraban en el bosque de Barthes y los habitantes de las aldeas cercanas les tendieron una trampa para capturarlos. La trampa consistía en dejarles a la vista unos pantalones con la esperanza de que cuando los encontrasen intentasen ponérselos. El tamaño de los pantalones, pertenecientes a personas de tamaño normal ocasionaría que al tratar de ponerlos se quedarían atrapados por los pies debido al pequeño de las prendas. Los habitantes de las aldeas esperaron a que ésto sucediese para atacarlos. Uno de los gigantes consiguió escapar de la trampa y mientras se alejaba le gritaba a su compañero:"Digan lo que digan y hagan lo que hagan, nunca digas para qué sirve la llema del aliso". El gigante que cayó prisionero fue llevado a la plaza del pueblo de Saurat y allí fue quemado vivo. El gigante que escapó de la trampa de los aldeanos logró raptar a una muchacha del pueblo de nombre Clairette y tuvo con ella dos hijos. Más tarde el gigante acabó muriendo al ser atacado por un hombre y cayendo por un barranco llevándose consigo también al aldeano. La muchcha aprovechó entonces para regresar a su casa con sus dos hijos.

COLOMBIA. EL MOHÁN O MOÁN

Una leyenda que tiene como origen la época de la preconquista y sitúa a este personaje en los montes, convertido en el dios y señor de los ríos. Cuenta la leyenda que se trataba de un viejo indio de estatura gigantesca dedicado a la hechicería. En una visión pudo anticiparse a la llegada de los españoles a esas tierras y las trágicas consecuencias que tendría para su pueblo. Conocedor de los desastres que estaban por llegar decidió retirarse para siempre a los montes, quien lo ha visto dice que su aspecto es el de un gigantesco anciano, de aspecto demoniaco, peludo, ojos brillantes y boca y uñas enormes. Persigue a las bellas mujeres y se dice que mata a niños de corta edad para después devorarlos. Puede encontrarse a muy temprana hora calentándose al sol en los arenales de los ríos, tiene por costumbre fumar y por tal razón aun es costumbre dejarle alguna ofrenda en forma de tabaco para calmar su agresividad.

TÁRTALO. EL CÍCLOPE VASCO.

Otro de los personajes de la mitología vasca es Tártalo. Si deseas conocer más sobre otros personajes de esta tierra de leyenda puedes visitar la página:

http://personales.com/espana/vitoria/ne ... centro.htm

Tártalo es un cíclope con forma humana, pero con un solo ojo en medio de la frente.La figura de Tártalo, al contrario que los Gentiles, es una figura totalmente negativa: es perverso, agresivo, de instintos salvajes y además, antropófago.Una leyenda muy conocida cuenta cómo dos hermanos se toparon con Tártalo y tuvieron que vérselas con él.

Estos dos hermanos salieron a cazar y les sorprendió una tormenta en medio del monte. Encontraron una cueva y se refugiaron en ella, con tan mala suerte de que aquella era la casa de Tártalo.

El cíclope entró en su casa con su rebaño de ovejas y colocó una gran roca en la entrada. Al ver a los dos hermanos se le hizo la boca agua. Les dijo que se comería al mayor aquel mismo día, y al pequeño al día siguiente. ¡Pues dicho y hecho!.Cogió al mayor, lo atravesó con el pincho del asador y lo puso al fuego. Después se lo comió y más tarde se quedó dormido.

El otro hermano esperó a que Tártalo estuviera profundamente dormido, puso el palo del asador en el fuego, esperó a que estuviera al rojo vivo y se lo clavó al cíclope en el ojo. Tártalo se levantó gritando e intentó atrapar a tientas al muchacho, pero éste se había puesto una piel de oveja encima y se había escondido entre el rebaño. Como Tártalo no le encontraba, creyó que se había escapado y quitó la roca de la entrada. Se puso en medio de la salida e hizo pasar a todas las ovejas por debajo de él para ir palpándolas, pero como el muchacho llevaba la piel de oveja encima; Tártalo no se dio cuenta del engaño y el chico pudo escapar.

El muchacho salió corriendo pero Tártalo le oyó y empezó a seguirle. El cíclope, por su estatura, tenía las piernas mucho más largas, y estuvo a punto de alcanzar al muchacho; pero éste se tiró a un pozo y salió nadando. Tártalo hizo lo mismo, pero como no era un buen nadador murió ahogado.
Avatar de Usuario
Jose Vergara
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 1042
Registrado: 26 Feb 2008, 00:50

GIGANTES EN LA LITERATURA Y EL ARTE.

UNREAD_POSTpor Jose Vergara » 30 Abr 2009, 12:02

GIGANTES EN LA LITERATURA Y EL ARTE.

AUTOR: Jesús H. Antelo
FUENTE: Gigantes: mito, leyenda o realidad

GIGANTES Y CABALLEROS EN LAS PAGINAS DE LA NOVELA CABALLERESCA ESPAÑOLA

Por Sandro A. Patrucco. Pontificia Universidad Católica del Perú

Las novelas de caballería ocupan un papel de primerísima importancia en la cultura española de la época de la conquista. Sus temas tienen cierta familiaridad con los romances populares que encandilaban al pueblo y que se difundieron como parte de la tradición literaria oral. No es extraño entonces que aun los conquistadores menos cultivados sintieran una enorme predilección por estas narraciones. La imprenta sirvió para que las novelas de caballería cobraran una inusitada audiencia e incluso las dotó de una mayor credibilidad (Leonard 30). Esta influencia de las narraciones de caballería ha sido dejada muy en claro por testimonios de finales del siglo XVI, cuando los quejumbrosos enemigos de estas novelas argüían que engañaban a los lectores, quienes brindaban a estos libros tanta importancia como a la Biblia (Menéndez y Pelayo II, 58) . Las crónicas, por su parte, elaboradas con un lenguaje y referentes mucho mas cultos sólo podían competir con esta literatura popular en los niveles mas aristocráticos, y, a la larga, se vieron profundamente influidas por ellas en algunos aspectos. Recordemos que un cronista de la talla de Fernández de Oviedo había escrito en su juventud una novela de caballeresca titulada Don Claribalte. No faltaron tampoco quienes exigieron una actitud censora hacia estos textos de parte de las autoridades. Personajes de la talla de Vives, Cano, Arias Montano, fray Luis de Granada, y otros mas, hicieron sentir su desaprobación mediante numerosos textos y comentarios. Sin embargo, la Inquisición, institución que habría de ser la llamada a resolver problemas de este cariz, mostró una indulgencia verdaderamente inexplicable. La novela caballeresca española fue recibiendo una serie de importantes aportes de muy distinto origen, como podrían ser el ciclo carolingio y la temática clásica, la crónica troyana, el ciclo de las cruzadas y la materia de Bretaña, aderezados con componentes de la historiografía española, todo lo cual abriría paso a la novela de caballería indígena, como llamó el mismo Menéndez y Pelayo a las obras ya maduras producidas en España. Esta evolución sería robustecida por los cambios sociales ocurridos durante la Baja Edad Media en la península.

Así, una obra como Tirant lo Blanc, considerada por los críticos como una de las más realistas de las obras de caballerías (Vargas Llosa XXIII), posiblemente por su estilo de gusto burgués y su temprana aparición dentro del genero en España, nos describe al adversario de Tirante, como un gigante en vías de formación. Sin embargo, el poco éxito editorial del Tirant lo Blanc apenas permitió que se convirtiera en un modelo a seguir hasta que cayó en manos de Montalvo.

El Amadís de Gaula, la más famosa de las novelas caballerescas españolas, aparecida hacia 1508 en Sevilla, fue un hito indudable para la lengua castellana y resultaría mucho mas importante que sus predecesoras; es más, su impacto sobrepasaría el ámbito literario e imprimiría su sello no sólo en el campo de la fantasía sino en el espacio de los hábitos sociales (Menéndez y Pelayo 127, II). Su aceptación y aprecio por parte de los lectores, propició el surgimiento de más de doce novelas sobre el Amadís, a manera de continuación, y varios autores, robándosela al personaje y a sus descendientes, lograron publicar títulos dentro de la serie, aprovechando el éxito de las primeras partes escritas por Montalvo.

En las paginas del primer Amadís encontramos a los gigantes convertidos en personajes centrales de su trama, e inclusive la estructura de la obra gira bruscamente desde el momento en que el caballero protagonista vence al rey de Irlanda, el gigante Abies. A partir de entonces el Doncel del Mar se convierte en Amadís, hijo del rey Pedión y puede casarse con su amada Oriana (Durán 106). "No fue Abies tan grande que nunca hallo cavallero que el mayor no fuesse un palmo y sus miembros no parecían sino de un gigante" (Montalvo lib 1, fol XVIII, cap IX) el único gigante contrincante del Amadís, pues aparte de mencionarse en sus páginas al gigante Madamán, el envidioso, a Lindoraque, el gigante de la montaña defendida y al Endriago, hijo del incestuoso ayuntamiento del gigante Bandaguido con su hija, no pasa desapercibido el enorme Ardán Canileo, rey gigantesco "que apenas fallava cavallo que lo traer pudiesse" (Montalvo II, LXI; II, 525; Avalle Arce 224) de saltante apelativo que denotaba su característico aspecto, que más tarde serviría para establecer un prototipo de gigante en América pues "el rostro avia grande y romo de la fechura de can, y por esta semejança le llamaban Canileo" ( Avalle Arce 283) lo que lo relacionaría con los canibales, que usualmente sólo se ha vinculado a los cinocéfalos de Plinio y Mandevilla, sin percatarnos de que el Amadís serviría como fuente importante para la difusión de la idea de los caníbales.

En el Palmerín de Oliva (1544) los gigantes son verdaderos seres sobrenaturales y los episodios en los que participan se muestran reiterativos. Igualmente en el episodio siguiente de las complicadas genealogías de los caballeros andantes, El Palmerín de Inglaterra, narra el combate del héroe con el gigante Farnaco, su hermana Eutropa y su gigantesco sobrino Dramusiano, situación que sólo se resolverá con la llegada del liberador Caballero de la Fortuna (Anónimo, I-VII, 233-268).

Los gigantes en las novelas de caballería, se convertieron en un tópico durante el ocaso del género, en obras muy tardías, pero indicadoras de los rumbos que los autores proponían. Surgen así obras como el Roman des Romans, el Solucionario del caballero del sol, y el Solucionario de don Belianís de Grecia, libros en los que se pretendía seguir los avatares de las miles de tramas sueltas que habían ido dejando los novelistas de las interminables sagas de cada caballero, para darles fin y descanso final. Uno de los temas a los que más se recurre para este propósito es precisamente a los numerosos episodios de enfrentamientos con los gigantes, que son aderezados con las más dislocadas ocurrencias. No debe extrañarnos, pues, que Cervantes no desechara la burla de este tema en su Quijote. Vemos así cómo la imaginación desmedida del demente caballero de la Mancha confundía los molinos de viento con "treinta o pocos más desaforados gigantes (... ...) de brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas..." (Don Quijote VIII).

La relación de las novelas de caballería con América es múltiple y diversa, y no debemos olvidar que un polígrafo como Feliciano de Silva, autor de un par de tomos tardíos del Amadís, fuera padre del opulento conquistador Diego de Silva y Guzmán, quien, no obstante su romántica filiación, fue más cauteloso que audaz (Riva-Agüero 11). El Plinio del Nuevo Mundo, Gonzalo Fernández de Oviedo, importante personaje relacionado con América también escribiría al menos una novela de caballería, el Don Claribalte (1519), una de las pocas obras que alcanzaron a tener una reedición durante la vida del notable cronista. Enmarcado dentro del ambiente de los Amadices, combatirá como ellos, con nigromantes y gigantes y terminará como emperador de Constantinopla (Gerbi 252-8).

Fernández de Oviedo no volvería a escribir otro libro de caballerías y aún mas, se convertiría en uno de los más enconados detractores del género. Sin embargo, en sus crónicas se filtrarán algunos de los imaginativos pasajes de sus fantasiosos párrafos juveniles, como cuando refiriéndose a los gigantes, nos dice que Inglaterra fue poblada de gigantes, derrotados y expulsados por Bruto el troyano (Fernandez de Oviedo fol XXX, V; Gerbi 106, n 19), lo que es referencia directa a la novela de la materia de Bretaña, El Román de Brut.

Estos ejemplos resultan interesantes para verificar el influjo que el imaginario caballeresco tuvo en el Nuevo Mundo, estableciendo puentes entre la literatura ficcional y las crónicas. En una obra más bien temprana del siglo XVI, el Libro segundo de Palmerín que trata de "los grandes fechos de Primaleón" (cap CXXXIII, p 142), publicada en Sevilla en 1512, aparece el monstruo denominado Patagón, "muy inteligente y gran amante de mujeres", ser con figura de perro, grandes orejas, dientes descomunales y pies de ciervo. María Rosa Lida descubrió la relación entre esta novela de caballería, publicada siete años antes de la expedición de Magallanes al sur del continente, y el bautizo de los gigantescos habitantes de aquella región como patagones. El nacimiento del nombre dependería de una alusión literaria y no de características especiales de dichos seres, como sus enormes zapatones rellenos de paja o sus grandes y deformes pies, como muchos autores habían conjeturado antes del descubrimiento de la notable investigadora (Lida 321-3).

A nuestro parecer, la figura literaria del gigante Patagón sería una reutilización del autor del Libro segundo del Palmerín del personaje aparecido en el Amadís con el nombre del gigante Ardán Canileo, personaje inspirador que posee características muy similares al monstruoso Patagón y que insospechadamente terminaría siendo, a la larga, el abuelo nominativo de los de aquella tribu nómada de las Tierras del Fuego, que desde el encuentro magallánico serían bautizados con el nombre del personaje de la novela: patagones. La asociación lingüística se le habría ocurrido a Pigaffeta al recordar el texto caballeresco y constatar en la realidad, la extraña figura de aquellos hombres de enormes proporciones y estado salvaje, tan solo comparables al furioso gigante de la novela.

Esto demuestra que muchas de las mesnadas descubridoras vieron el Nuevo Mundo durante los primeros momentos con los ojos de las narraciones de caballería, como tan fehacientemente lo ha probado Ida Rodriguez Prampolini en su Amadises de América. En los casos mencionados acerca de los gigantes, no podemos encontrar procesos de retroalimentación entre la novela de caballería y la crónica, como los hallados por Leonard con los tempranos relatos colombinos sobre las amazonas --inspiradores de los episodios caballerescos de la reina Calafia, que a su vez lanzaron a los conquistadores a la búsqueda en América, de lo que habían leído u oído leer en sus ratos de descanso y más adelante lo consignaron en sus crónicas. Sin embargo, sí nos atrevemos a afirmar que la novela caballeresca promovió, en el caso preciso de los gigantes, el afán de encontrarlos y aún nombrarlos, a imagen y semejanza de los hechos hazañosos de los caballeros andantes.

Es indudablemente notorio que las novelas que los conquistadores leyeron, hablaban, unas veces menos y otras más, de estos imaginarios seres. El conquistador que escuchaba estas narraciones estaba indudablemente predispuesto a ver personas más altas que lo normal, y a malinterpretar cualquier relato que los indios contaran en la naciente interlingua de los traductores de la conquista

"Fábula de Polifemo y Galatea"

Un monte era de miembros eminente
este que --de Neptuno hijo fiero--
de un ojo ilustra el orbe de su frente,
émulo casi del mayor lucero),
cíclope a quien el pino más valiente,
bastón, le obedecía, tan ligero,
y al grave peso junco tan delgado
que un día era bastón y otro cayado.

Luis de Góngora

Paisaje con Hércules y Caco, Nicolas Poussin (1660). "El pasaje procede de la "Eneida" de Virgilio. Hércules, quien ha HER.gif (64846 bytes)vencido al gigante Caco, lanza su cuerpo desde lo alto del monte Aventino de Roma, en una de cuyas cavernas habitaba el monstruo. A pesar de su habitual fidelidad a los autores clásicos, Poussin renuncia a representar a Caco con tres cabezas que escupían fuego, y le otorga aspecto humano. Por oposición al Paisaje con Polifemo, que destila armonía, esta obra representa la violencia y la inquietud, a pesar del apacible aspecto de las náyades en primer término."

HER.gif
HER.gif (63.33 KiB) Visto 4352 veces


Don Francisco de Goya nos ha querido dejar este recuerdo, el trabajo lo llamó Gigante. Desprovisto de armas, desnudo, solo con sus pensamientos en mitad de una noche oscura parece querer desmitificar la imagen del semi-dios transmitida por las mitologías europeas. La sola contemplación de este cuadro mueve más a la compasión que a cualquier miedo o temor que pudiese despertar en un ser humano la visión de un ser tan aterrador...

GOYA.gif
GOYA.gif (22.83 KiB) Visto 4352 veces



EL COMBATE DE LOS GIGANTES.

Cuento popular

Un antiguo cuento germánico narra la historia de gigantes escandinavos y cómo el engaño, la astucia y la inteligencia son las armas más comunes para salir airoso de situaciones difíciles. En 1891, Karl Grun recogía este relato en su Les Esprits elémentaires, Verviers.:

Había una vez, en Finlandia, al norte de Escandinavia, un gigante colosal. Armado con un tronco de árbol, recorría la región helada que se extiende hacia el polo. Nada resistía sus golpes. Por eso era universalmente temido y todos los habitantes se sometían a su imperio. Un día, fueron a decirle que en una de las islas Lofoten, en la costa de Escandinavia, vivía un gigante todavía más grande que él. Decidió inmeiatamente ir a combatir con él, y agarrando su tronco de árbol, saltó al mar para dirigirse a la isla. Era de una estatura tan elevada que caminaba de pie en el mar y el agua solo le llegaba al vientre. La mujer del otro gigante, al ver avanzar al enemigo, le dijo:

-Tú eres más fuerte y más grande que él y lo vencerás fácilmente. Pero en semejante combate incluso el vencedor sufre heridas más o menos peligrosas, cosa que no deseo en absoluto, pues no quiero que maltraten al padre de mis hijos. Métete en la cama; yo respondo de lo demás.

El gigante se acostó, pues, y fingió que roncaba. Lo hizo tan bien que los árboles de la ribera tempblaban y se curvaban bajo su aliento. En ese momento el enemigo abrió la puerta de la casa del durmiente y gritó con una voz terrible:

-¿Dónde está?. Veamos si se atreve a medirse conmigo!.

Pero la mujer lo detuvo con un gesto, diciendo en voz baja:

-Mimardo volverá pronto, pero no hagas tanto ruido: mi hijo más pequeño duerme.

El gigante de Finlandia miró la cama y retrocedió estupefacto. Luego giró sobre sus talones y regresó precipitadamente a su guarida pensando:

-No es posible... si el hijo es semejante coloso, el padre debe ser un monstruo.

Y los dos vecinos vivieron en buena inteligencia.
Avatar de Usuario
Jose Vergara
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 1042
Registrado: 26 Feb 2008, 00:50

SAN CRISTÓBAL: GIGANTE ENTRE LA SANTIDAD Y LA LEYENDA

UNREAD_POSTpor Jose Vergara » 30 Abr 2009, 12:07

SAN CRISTÓBAL: GIGANTE ENTRE LA SANTIDAD Y LA LEYENDA

AUTOR: Jesús H. Antelo
FUENTE: Gigantes: mito, leyenda o realidad

Hombre o leyenda, este santo, ha pasado a la historia como una incógnita del que se desconocen exactamente muchos datos de su biografía. Supuestamente, este hombre de origen cananeo residente en Licia vivió hacia el año 250 antes de Cristo durante el mandato del emperador Decio. Antes de pasar con todos los honores al santoral era conocido con el nombre de Rechazado, cuenta la leyenda que se trataba de un sirviente del monarca de Licia de aspecto temible y poseedor de una estatura colosal que rondaría los doce codos de altura.

No contento con servir a su rey decide partir en búsca del principe más poderoso de la tierra y ponerse a su servicio... Su infructuosa búsqueda le llevó a entablar una conversación con un eremita quien le aconsejó que para ello dedicase su vida al servicio de los demás ayudando a todas aquellos viajeros que quisiesen atravesar un peligroso río aprovechando su poderosa constitución y que quizá Cristo, en reconocimiento a su labor, se le manifestase. Desde aquel día el gigante trasladó su morada cerca del río y sirviendose del tronco de un árbol a modo de bastón se dedicó a ayudar a atravesar el caudaloso río a todas las personas que deseasen pasar a la otra orilla transportándolos sobre sus hombros.

Cierta noche el gigante recibió la visita de un niño quien le pidió que le ayudase a atravesar el río, éste se subió al niño a sus espaldas, recogió su bastón y se metió en el río dispuesto a dejar a la criatura en la otra orilla. En un momento dado, cuando estaba cruzando el río con el niño a cuestas, comenzó a darse cuenta de que el río crecía y que el pequeño viajero se hacía cada vez más pesado... pese a temer por su vida y la del pequeño logró atravesarlo y dejar al niño en la otra orilla sano y salvo. Una vez en tierra el gigante dijo al pequeño: "Mi niño, me has metido en un gran peligro; pesabas tanto sobre mí, que si hubiera tenido que cargar al mundo entero, no tendría la espalda tan oprimida". Y el niño le contestó:"No te sorprendas, has cargado sobre tus hombros no sólo al mundo entero sino a Aquel que lo ha creado. Yo soy Cristo, amo al que tú sirves. Como señal de que mi palabra es verdad, planta tu bastón en la tierra, junto a tu choza: mañana lo verás lleno de flores y frutos". El gigante plantó su enorme bastón y pudo comprobar como a la mañana siguiente éste se había transformado en una enorme palmera cargada de frutos y flores. Desde entonces y una vez bautizado, el gigante, deja de ser el Rechazado para llamarse "Cristóbal", que significa el portador de Cristo.

Durante muchos siglos este gigante ha sido el patrono de automovilistas, barqueros... y en general protector de las vidas de los viajeros.

Pero la leyenda continúa... los más que hipotéticos restos del santo se encuentran recogidos en las ciudades italianas de Venecia y Vercelli donde se veneran respectivamente un hueso y una muela de San Cristóbal. Tratándose de restos de antigua fauna estos posibles fósiles han pasado por ser la prueba testimonial de la existencia del santo.

No cabe duda de que muchos restos fósiles de fauna pertenecientes a animales prehistóricos han pasado por reliquias de innumerables santos y ya Erasmo de Roterdam y Martín Lutero hacían crítica de este hecho... Concretamente los dientes venerados como pertenecientes a San Cristóbal los contaban por centenares estos dos filósofos de la fé y desaconsejaban toda práctica ritual tildando de superstición estas creencias. Benito Jerónimo Feijoo abogaba también por desaconsejar este tipo de prácticas supersticiosas y apoyándose en las investigaciones de expertos como Hans Sloan acusaba de fraude y manifiesta incultura estas creencias.

San Cristobal no es el único caso de personaje gigantesco dotado de algún poder sobrenatural, intermediario entre la deidad y los hombres. En cierto lugar de México aún existe la creencia de que cerca de la capilla de Don Bato aún pueden encontrarse entre sus arenas blancas los restos de unos gigantes que vivieron hasta hace unos doscientos años en la comarca. Según la leyenda estos gigantes conocidos como los Chichimecas fueron exterminados por los conquistadores por no dejarse bautizar y convertirse a la nueva religión impuesta por los recien llegados. Hay creencias que aseguran que los huesos de estos gigantes están bendecidos y usando el polvo resultante de machacar estos restos puede curar determinadas enfermedades. Hoy en día todavía circula la leyenda de uno de estos gigantes de nombre Vara Larga, nombre que le viene por ser conocido por sus enormes pies, el cual negandose a servir a Cristo fue condenado a vagar eternamente por el mundo.

La creencia de que nuestros santos y personajes más relevantes de casi cualquier religión gozan de características sobrehumanas es muy generalizada y se extiende a lo largo del tiempo... La creencia, muy extendia durante siglos, de que los primeros seres humanos de la creación gozaban de estaturas verdaderamente colosales la tenemos incluso reflejada en la leyenda que circula alrededor del mismísimo templo de la Meca... donde se cree que Adán y Eva dejaron huella de su primer encuentro carnal sobre la orografía del lugar, siendo cierta montaña el lugar donde Eva reposó su cabeza en aquel acto. Otro ejemplo de como esta creencia se mantuvo a lo largo de muchos siglos la encontramos en un doduso testimonio de San Agustín, el cual, en su obra "La Ciudad de Dios" relata el encuetro de un molar de tamaño gigantesco en la ciudad de Cartago que piensa que pudo pertenecer a una persona que vivió en una época remota y argumenta que: "Esas osamentas antiguas revelan claramente, al cabo de tantos siglos, el tamaño de los cuerpos primitivos".

No cabe duda de que la creencia de que los antiguos moradores de la tierra, los primeros hombres, estaban dotados de enormes estaturas y el hallazago fortuito de huesos y fósiles pertenecientes a la primitiva fauna terrestre y marina han influido en muchas de estas leyendas forjando alrededor de las religiones las más disparatadas creencias pero a su vez las más bellas historias del folklore popular de muchos países en todo el mundo.

Pero no todo el misterio de los gigantes se acaba aquí... son muchos los restos humanos y muchas las leyendas que se resisten a ser explicadas por la ciencia y la razón.

Bibliografía: Teatro Crítico Universal, de Benito Jerónimo Feijoo.
Avatar de Usuario
Jose Vergara
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 1042
Registrado: 26 Feb 2008, 00:50

GIGANTES EN LAS NUEVAS ESPAÑAS: FRAY JUAN DE TORQUEMADA

UNREAD_POSTpor Jose Vergara » 30 Abr 2009, 12:11

GIGANTES EN LAS NUEVAS ESPAÑAS: FRAY JUAN DE TORQUEMADA

AUTOR: Jesús H. Antelo
FUENTE: Gigantes: mito, leyenda o realidad

NOTICIAS DE GIGANTES EN LAS NUEVAS ESPAÑAS: FRAY JUAN DE TORQUEMADA.

MONARQUÍA INDIANA

Año MDCXV

FRAY JUAN DE TORQUEMADA

CAPÍTULO XIII

Que trata de los gigantes, primeros moradores de estas indianas tierras antes de los tultecas.

Supuesto que a tantos mil años que pasó el Diluvio e inundación general con que Dios castigó los moradores del mundo, y que después acá de este universal anegamiento se volvió a poblar y henchir de gentes que procedieron de Noé y sus tres hijos (que fueron los que por mandamiento de Dios, entraron en el Arca y en ella se salvaron), digo: que habiendo sido de estos dichos (o descendientes de ellos) los que habitaron y poblaron las tierras (tomando cada cual nombre y apellido, como más a su propósito y plácito hizo) decimos consecutivamente que los que hasta agora se sabe haber morado estas extendidas y ampliadísimas tierras y regiones de la Nueva España, fueron unas gentes muy crecidas de cuerpo que llamaron después otros quinametin (que quiere decir gigantes), porque sin duda los hubo en estas provincias cuyos cuerpos han aparecido en muchas partes de la tierra cavando por diversos lugares de ella; y hemos visto sus huesos tan grandes y desemejados que pone espanto considerar su grandeza. De donde hubiesen venido estos gigantes acá, no se sabe; pero sabemos que antes del Diluvio, dice la Sagrada Escritura, que habla gigantes sobre la tierra que nacieron de las hijas de los hombres que se copularon con los hijos de Dios. Que si tomamos el parecer de muchos hombres doctos fueron éstos los mayores, así en dignidad como en cuerpo, de los de la república, escogiendo también mujeres corpulentas y muy crecidas para sus ayuntamientos (según lo nota Oleastro sobre el capítulo sexto del Génesis). Y dejando aparte el averiguar de qué gentes habían nacido, sólo digo, haberlos habido en el mundo, en aquellos primeros tiempos de él, diciendo la Sagrada Escritura: que había gigantes sobre la tierra, en aquellos días; y aprovechándose el excelentísimo doctor San Agustín de este lugar, dice: que no hay duda, sino que antes del Diluvio hubo muchos gigantes y que éstos estuvieron avecindados con los otros hombres del mundo.. Luego, más abajo de estas palabras, dice: haberlos criado Dios para mostrar en su creación y grandeza no sólo deber ser alabado en la hermosura y bizarría de las cosas, sino también en su hechura y grandeza. Y cita luego a Baruch, que dice: allí hubo gigantes, varones muy nombrados, que desde los principios fueron fuertes y grandes guerreros. Theodoreto, contradiciendo a los que niegan no haber sido los gigantes mayores que los otros hombres del mundo, dice en una cuestión que hizo contra ellos: pero yo, cuando oigo la divina escritura, que dice: que Enach, gigante, nació de gigantes; y que el lecho y cama del rey Og, que era de hierro y de nueve codos en largo y de ancho cuatro; y cuando oigo a los exploradores de Jesu que cuentan que los hebreos que iban entrando a la tierra de promisión eran langostas, en comparación de los gigantes que moraban la tierra; y a Dios, que dice: entregué a Amorreo, cuya altura y grandeza era del tamaño de un cedro y sus fuerzas las de un roble, pienso haber algunos muy grandes hombres, dispensando en su naturaleza y grandeza, el sapientísimo Dios, para que los que le conocen omnipotente en la creación, echen también de ver cómo lo muestra en hacer unos hombres mayores que otros. Beroso Anniano, en el principio de su historia dice: que halló escrito que en aquellos primeros siglos del mundo, antes del general anegamiento de los hombres, había una ciudad junto al monte Líbano llamada Henos, que era de gigantes que se enseñoreaban de toda la tierra, desde oriente a poniente; y luego dice muchas cualidades de estas gentes muy proprias de gente poderosa, fuerte y atrevida; de manera que por lo dicho queda probado haberlos habido en el mundo, no en pequeño, sino en muy cuantioso número. Pues que los había habido después del Diluvio pruébase con que Og, rey, lo fue de Basan (como se lee en el Deuteronomio) y los hubo en Hebrón, ciudad de Judea y en Tani, ciudad de Egipto, como se refiere en el mismo lugar. En tiempo de Abraham hubo también gigantes, los cuales destruyó Amtaphel, corno parece luego en el capítulo catorce; aunque no fueron muchos después del Diluvio, como lo fueron antes como parece que en tiempo de Moisén, sólo Og resistía su entrada en la tierra prornetida; y en Hebrón fueron sólo tres de la casta de Enach.

Siendo pues esto así verdad y siéndolo también que los hubo en esta tierra de la Nueva España, está ahora la duda en si los huesos que ahora parecen de estos desemejados gigantes fueron de antes del Diluvio o después de él, para cuya inteligencia digo que he tenido en mi poder una muela, que para estar entera le falta paco y es dos veces tan grande como, el puño y tan pesada, que tiene de peso mís de dos libras; y enseñándola a un hombre llamado Pedro Morlet (francés de nación, natural de la ciudad de París, hombre peritísimo en el arte de la escultura) y diciéndole, ¿qué le parecía de aquel tan monstruoso hueso?, me dijo: que en el convento de San Agustín, de esta ciudad de Mexico, acababa de ver aquel día un hueso que parecía ser de muslo y que según su tamaño era todo el cuerpo de más de once o doce codos (cosa monstruosísima) y añadió diciendo que era de gigante, de los del tiempo del Diluvio, y preguntándole: ¿que cómo lo sabía?, respondió que en no sé qué parte de España (que no me acuerdo bien la que me nombré) cavando en una sierra, donde buscaba piedra para su arte y escultura, fue descubriendo mucha osamenta, como ya convertida en piedra, -que parecían -huesos de gigantes y que comunicándolo con otros dijeron: que fueron de aquellos que hablan ahogado las aguas del Diluvio; porque así lo teñían de opinión muchos, que en otras partes, por allí cerca, hablan dado con otros huesos de aquel mismo tamaño y que en aquellos tiempos se habían repartido por todas las tierras estos hombres grandes y tan crecidos. Y dado caso que, esto no sea así, es cierto que fue verdad ésta, después del Diluvio y que los hubo en estos nuevos mundos; y se dice que hubo gran noticia en el Pirú, de unos gigantes que vinieron a aquellas partes, cuyos huesos se hallan hoy día de disforme grandeza, cerca de Manta y de Puerto Viejo; y en proporción, habían de ser aquellos hombres más que tres tanto mayores que tos indios de ahora. Dicen que aquellos gigantes vinieron por mar y que hicieron guerra a los de la tierra y que edificaron edificios soberbios, y muestran hoy un pozo hecho de piedras de gran valor. Dicen más, que aquellos hombres, haciendo pecados enormes, y especialmente usándolo contra natura, fueron abrasados y consumidos con fuego que vino del cielo. Del tiempo que se pobló la provincia de Tlaxcallan (en esta Nueva España) se dice que habitaban aquella tierra gigantes y que como llegaron los forasteros se la quisieron defender; pero los recién venidos, como viesen la desigualdad dé las fuerzas de los moradores y cuánto se les aventajaban en valor, los aseguraron y fingiendo paz con ellos los convidaron a una gran comida y teniendo gente puesta en celada, cuando más metidos estaban en su borrachera hurtáronles las armas con mucha disimulación (que eran unas grandes porras y rodelas, espadas de palo y otros géneros). Hecho esto dieron de improviso en ellos; queriéndose poner en defensa y echando menos sus armas, acudieron a los árboles cercanos y echando mano a sus ramas, así las desgajaban como otros deshojaran solas las hojas; pero como al fin los advenedizos venían armados y en orden, desbarataron a los gigantes e hirieron en ellos sin dejar hombre a vida. El padre Acosta dice: que estos que hicieron esta matanza fueron los tlaxcaltecas que poblaron aquella ciudad; pero la verdad es que entraron en la posesión de su sitio como lo decimos en el libro de las poblaciones; y los que pienso que fuesen fueron los xicalancas y ulmecas, que fueron primero que los tlaxcaltecas (como allí decimos); a los cuales echaron después los theochichimecas que vinieron allí (como dijimos), de los cuales no se trata que tuviesen guerra con gigantes. Y nadie se maraville ni tenga por. fábula lo que decimos de estos gigantes; porque hoy día se hallan huesos de hombres de increíble grandeza y la muela, que en mi poder tuve, se sacó de una quijada que ya como tierra se iba desmoronando y haciendo ceniza; cuya cabeza, afirman muchos que la vieron (de los cuales son fray Hierónimo de Zárate que era predicador y ministro de los indios del principal convento de Tlaxcalla y Diego Muñoz Camargo, gobernador de los mismos indios, en esta dicha provincia), que era tan grande como una muy gran tinaja de lis que sirven de vino en Castilla; la cual, aunque trabajaron mucho por sacarla entera, no pudieron porque se deshacía y quebraba toda. Esto vieron también algunos otros religiosos de San Francisco, mi padre y se descubrió cuatro leguas de la dicha ciudad de Tlaxcalla, en un pueblo que se llama Atlancatepec, que puede ser prueba esto de la verdad que afirmamos. Y para el que le pareciere grande muela esta referida, lea a San Agustín en los libros de la Ciudad de Dios, donde dice: que vido una muela (con otros muchos que estaban presentes) que partida en muy pequeñas partes hiciera ciento de las nuestras. Y el padre Acosta dice que estando él en esta ciudad de Mexico, año de mil quinientos y ochenta y seis, toparon un gigante de éstos, enterrado en una heredad suya, llamada Jesús del Monte (cuatro leguas de esta dicha ciudad de Mexico) y que les trajeron a mostrar una muela, que sin encarecimiento sería bien tan grande como un puño de un hombre y esta proporción lo demás; lo cual afirma haber visto. Otra vide yo, en casa de un mercader y todos los que quieren la ven agora, en la calle de Santo Domingo de Mexico, tan grande como esta dicha; pero la que yo tuve es mucho mayor (como ya hemos dicho) y se sacó en el lugar arriba referido y se la di al visitador Landeras de Velasco (que hizo la visita de la Audiencia de esta ciudad de Mexico, los años de mil seiscientos y siete y otros adelante) y se la llevó consigo a España para enseñarla por cosa maravillosa. Estos gigantes se acabaron de todo punto sin quedar ninguna memoria de ellos. Dicen algunos que se murieron de hambre, porque no comían lo que el cuerpo les demandaba y que andaban entre las gentes como bestias en el campo, no atendiendo a más que a comer y vivir la vida, hasta que les llegó la muerte.
Avatar de Usuario
Jose Vergara
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 1042
Registrado: 26 Feb 2008, 00:50

DISTINTAS TEORÍAS E HIPÓTESIS

UNREAD_POSTpor Jose Vergara » 30 Abr 2009, 12:15

DISTINTAS TEORÍAS E HIPÓTESIS

AUTOR: Jesús H. Antelo
FUENTE: Gigantes: mito, leyenda o realidad

Hombre de Cromagnon (1,60m.apróx.)
Neandertal de Atapuerca (sobre los 2m.)
Hombre actual (1,75m. de media)

COM.gif
COM.gif (5.4 KiB) Visto 4352 veces


En un intento por tratar de explicar la presencia de estos gigantes en las más diversas fuentes ha llevado al hombre desde hace mucho tiempo a proponer todo tipo de teorías e hipótesis que intentasen resolver este enigma. Con mayor o menor éxito vieron la luz hipótesis que en un exceso de imaginación y poco celo a la hora de contrastar los datos dieron como resultado "originales" propuestas como las de cierto historiador y numismático del siglo XVII, de nombre Nicolás Henrión , que llegó a desarrollar una "ley de crecimiento" según la cual se deducía que el hombre desde su creación hasta la actualidad seguiría un decrecimiento progresivo en estatura. Según esta "ley", desprovista de todo fundamento, Adán con sus nada menos que 49 metros de altura estaría a la cabeza de este curioso ranking. Le seguirían Noé con 31 metros, Moises de 4,5 metros de altura, Hércules con 3, Alejandro Magno con 1,80, César 1,5m...

Más recientemente, el historiador Pierre Darcout, escribía en 1965 en Le Monde et la vie número 141, una teoría que explicaba la presencia de gigantes en el archipiélago japones:

"...los gigantes hiperboreanos tendrían actualmente una descendencia en los "sumotori", los luchadores de sumo que, en Japón, son personajes sumamente populares, situados en la jerarquía inmediatamente después de los dioses y el emperador. Al comienzo, los sumotori se reclutaban entre los gigantes ainos de piel clara. Los ainos, son blancos, protocaucásicos que habrían emigrado a través de Siberia. Su dios "Kamu" engloba al Sol, el viento, el océano y el oso. Esos montañeses de Hokkaido, velludos, pesados y poderosos, bebedores de alcohol caliente, eran formidables luchadores... Los demás japoneses, de tez cobriza, serían originarios de la islas polinesias, Malasia y China. Merced a su ciencia y sus armas perfecionadas habrían vencido a los dioses. Los vencedores se llevaron a la grupa, hacia el sur, a las bellas mujeres blancas (de sus adversarios), y de su unión nacieron gigantes asiáticos que se convirtieron en los primeros guardias de corps del emperador".

Intentar explicar la existencia de estos mitológicos seres en las leyendas y los extraños restos de un pasado remoto no es tarea nada fácil pero, aunque no abundan, existen propuestas para todos los gustos. Acertadas o no, cada una de las hipótesis nos ayudará a comprender mejor esa oscura parte de nuestra Historia. Las siguientes teorías debemos considerarles como el esfuerzo del hombre por comprender y tal vez entre alguna de las líneas se encuentre una parte de la verdad...
Avatar de Usuario
Jose Vergara
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 1042
Registrado: 26 Feb 2008, 00:50

GIGANTES Y NEANDERTALES. AUGE Y DECADENCIA DE UNA ESPECIE

UNREAD_POSTpor Jose Vergara » 30 Abr 2009, 12:17

GIGANTES Y NEANDERTALES. AUGE Y DECADENCIA DE UNA ESPECIE

AUTOR: Jesús H. Antelo
FUENTE: Gigantes: mito, leyenda o realidad

craneos.gif
craneos.gif (119.7 KiB) Visto 4352 veces


Como quedó dicho, es posible que la mitología cuando hace referencia a esa raza de hombres gigantes esté refiriéndose a los últimos neandertales que llegaron a convivir con el hombre. Supervivientes del largo invierno de la etapa glacial, fueron testigos de las consecuencias del cambio climático más importante en los últimos 30.000 años, inundaciones y toda suerte de catastróficos fenómenos, provocados por el deshielo. Aquellos que lograron escapar de una muerte casi segura fueron los conocidos en toda la tierra con distintos nombres, fueron los "héroes famosos muy de antiguo", los nefilim, enaquim, titanes... La talla alcanzada por algunos especímenes de estos enormes neandertales llegó a ser notable, superando los 2m. de altura, para sus "hermanos" cromagnon contemporáneos se tratarían de verdaderos gigantes. Y es que el aspecto debía imponer un respeto que rozaría un verdadero terror a la hora de tener que disputar con ellos el alimento o las tierras. El propio Erik Trinkaus, especialista en neandertales, llegó a bromear en este sentido al afirmar en una ponencia que "estos tipos tenían que tener una constitución similar a la de Arnold Schwartznegger".

Pero, es natural y sostenible un crecimiento como el alcanzado por estos hombres?.

Una supervivencia, basada durante más de 180.000 años, fundamentalmente en la caza y en un entorno hostil como el clima gélido que los acompañó durante su larga existencia sería una posible explicación a esta evolución. Teorías basadas en la posible alimentación vegetariana que caracterizaría a esta espécie proponen que como resultado del consumo casi exclusivo de vegetales, el organismo se vería predispuesto a modificar el tamaño interno de sus órganos de digestión y hacerlos mucho más grandes para poder metabolizar las enormes cantidades de alimento que les serían necesarias para vivir.Como consecuencia, se obtendría el resultado de tallas muy elevadas y constituciones fuertes debido también a la combinación del esfuerzo físico que su medio de vida le exigía. Sinembargo, recientes descubrimientos en la dieta de los neandertales parecen, sino desmentir estas hipótesis ponerlas también en duda. Aunque, es sabido, que determinadas alteraciones en glándulas como la pituitaria pueden provocar un efecto similar en el desarrollo desmesurado del cuerpo. La acromegalia es un desorden de tipo hormonal que actua sobre las gándulas cuya función es el conrtrol del crecimiento entre otras. Un crecimiento anormal de extermidades, manos y pies, es común en este tipo de disfunciones, precisamente las mismas características que denotan los esqueletos de los neandertales. Estos destacan precisamente por un tamaño donde llama la atención el grosor y longitud de los huesos de estos órganos. El alto índice de roturas óseas encontradas entre los restos de estos hombres hace suponer que fuesen debidos a la brusca actividad física a que estaban sometidos para sobrevivir, sin dejar pasar por alto que las disfunciones de las que hemos estado hablando se caracterizan también por una degeneración de la osamenta que se hace notar en descalcificaciones, artrosis, artritis... favoreciendo la frecuencia de roturas óseas. Otro rasgo físico que acentúa esta enfermedad son los rasgos faciales, destacándose los huesos de la frente y mandíbula, alargándose el hueso nasal y el espacio entre las piezas dentales, recordándonos claramente el aspecto de nuestro antepasado. Otra explicación referente a la desproporción de su apéndice nasal, es que puede relacionarse con la necesidad de adaptación al medio, la forma y tamaño de su nariz debió modificase de esta forma consiguiendo de esta manera calentar lo sufiente el aire frio que debia respirar. Sea como fuere, el aspecto general de un hombre con estas características bien puede encajar en la descripción que se hace de los gigantes en las leyendas de origen americano y a los que se les bautizó como Quinametzin hueytlacame, "Enormes hombres deformes" o "Gigantes monstruosos".

Uno de los pocos detalles característicos de los gigantes que nos hacen llegar del pasado los textos bíblicos es la referencia que hacen a su piel. Algo en su piel debía llamar la atención y hacerlos diferentes cuando en Isaias 18, 1y 3 se hace alusión a éstos como:"...pueblo de elevada talla y piel brillante...". Y es que, otro de los síntomas de la acromegalia es precisamente la de provocar la aparición de una piel espesa, tosca y acietosa, tendiendo al oscurecimiento. Haciendo que la piel pudiese dar la sensación de ser brillante en contacto con la luz del sol.

Otro rasgo diferenciador lo encontramos en la descripción en 2 Samuel, 21,18, donde describe a un gigante hijo de Rafa y en cuyas manos y pies aparecían 6 dedos. Este rasgo llamativo lo encontramos catalogado como polidactilia, malformación provocada por la mutación o degeneración de genes. En el norte de Afríca y concretamente en razas de tipo negroide suele aparecer con cierta frecuencia. En antiguos amuletos como La Mano de Fatma, propio de Marruecos, aparece una variante de ésta con una mano de 6 dedos. Demuestra este hecho que la polidactilia es conocida desde antiguo y no fue algo extraño en la zona. Si fuese un rasgo común a éstos tendríamos que pensar que algo extraño, a nivel genético, en la evolución de esta raza de hombres gigantes estaría ocurriendo.

El hecho de que estos gigantes también se conociesen con el nombre de zomzomín no debe tratarse de una simple casualidad. La traducción es la de "los murmurantes". El significado nos hace pensar que la forma de hablar o expresarse de éstos debía ser por fuerza distinta a la nuestra o cuanto menos característica. Y una vez más la acromegalia puede tener una explicación; las deformaciones en las cavidades nasales, lengua y cuerdas vocales hacen que quien la padezca sufra en su voz una pérdida de tono haciéndola más profunda y ronca. Aunque, otra explicación nos la puede dar el análisis de los cráneos que recientemente se ha descubierto. Los neandertales poseían la capacidad del habla como lo demostraron los huesos encontrados precisamente en Oriente Medio y vienen a confirmar que éstos tenían formados todos los mecanismos del habla. Por sus características se supone que podrían tener ciertas dificultadoes para articular sonidos nasales y velares,la pronunciación de determinadas vocales y consonantes parece que les sería imposible de emitirlas correctamente, haciendo que su voz nos resultase extraña a nuestro oído. De todas formas, el hecho de que tuviesen una forma verbal de comunicación se ha hecho patente después de analizar determinados comportamientos en distintas funciones y tareas, que debían llevar a cabo en común, como la caza organizada, y que serían de toda forma imposible de realizarse sin una fluida y clara comunicación entre los miembros participantes.

Por todo lo visto, podríamos estar ante unos seres humanos cuya evolución pudo provocar que ciertas características que les ayudasen a sobrevivir en un entorno tan hostil como les tocó vivir también provocasen cambios o mutaciones en sus organismos que acabasen por volverse contra ellos. Aunque parezca una paradoja esto puede suceder en el momento en que una adaptación extrema al entorno hiciese evolucionar sus cavidades nasales, forma craneal, etc, deformando su estructura interna y provocando, la extrangualción u opresión de ciertas glándulas de control de crecimiento desembocando en síntomas que recuerdan malformaciones provocadas por enfermedades como la acromegalia. Otras razones relacionadas quizá con el tipo de alimentación o el desarrollo de tumores próximos a estas glándulas que provocasen disfunciones en éstas podrían ser otra explicación. La disfunción en este tipo de glándulas, a la larga, puede provocar como consecuencia problemas entre otros como: cardiopatías, hipertensión, artrosis, alteraciones en la menstruación, impotencia en los varones, y toda una cadena de desareglos metabólicos. Una carga importante de enfermedades y una vejez prematura que haría de un neandertal de 40 años un verdadero anciano serían el precio que deberían pagar por su alto grado de evolución y adaptación al medio. Podríamos estar entonces ante una raza en declive, con problemas incluso para su sostenimiento y perpetuación en el tiempo, es decir, su propia supervivencia como especie. En este sentido recordemos que en determinados pasajes bíblicos y escrituras del Nypur se hace referencia a como algunas mujeres son raptadas o tomadas por esposas de gigantes. Problemas en la reproducción, degeneración genética y metabólica, pudieron llevar a estos gigantes neandertales a tomar las mujeres de "los hijos de los hombres" en un intento de salvar su raza y así sus costumbres, sus dioses, su cultura... Un dato curioso como es la escasa presencia de mujeres de talla elevada tanto en textos sagrados (exceptuando determinados pueblos descritos en los primeros libros de la sagrada biblia) como en las leyendas nos recuerda el problema con el que se encuentran algunas tribus del Amazonas. La escasa tasa de nacimientos de varones en otras tribus, desde hace incluso generaciones, llega a ser de 1 por cada 100 mujeres. Incluso hoy día, en la civilización occidental esta tasa es de 3 a 1 a favor de las mujeres en algunos países. Problemas que derivan de anomalías genéticas como éstas obligan desde tiempos inmemoriales a algunas tribus a buscar "sangre fresca" mediante el rapto de niños o niñas entre los poblados vecinos. Esta práctica se viene llevando a cabo desde tiempos remotos y en lugares muy distintos como lo demuestra un relato en escritura cuneiforme procedente de Nypur, traducido por N. S. Kramer, donde se nos narra lo que pudo ser aquel contacto entre los hijos de Dios con las hijas de los hombres, como resultado del rapto de mujeres por cierta raza de gigantes:"Mi vagina es demasiado pequeña, no entiende la cópula; mis labios son demasiado pequeños, no saben besar..." .Dejando de lado las razones por las que se viesen forzados a tal motivo, el hecho es que el intercambio genético entre neandertales y cromagnones sigue siendo una asignatura pendiente para la ciencia y según los resultados de los estudios que se van realizando, cada día parece más posible que éste se llevase a cabo.

El problema de la coexistencia e intercambio genético viene de muy atrás. Concretamente en Palestina, entre los años 1925 y1935, se hicieron varios hallazgos que venían a demostrar que incluso hubo convivencia de hombres de Neandertal con otras razas de hombres en ocasiones más antiguas que ellos pero con unas características claras de un hombre moderno. El investigador Falkenburguer llegó a preguntarse: "¿Es que en esta región se produjo una evolución del hombre de neandertal que no ocurrió en Europa o bien se trata del cruce entre neandertales y otras formas humanas pertenecientes a la serie moderna del Homo sapiens?. Si fuese así, habría que aceptar la existencia simultánea de estas formas de tipo moderno, junto a las de tipo neandertal...". Esta misma pregunta tendría que volver a hacérsela un poco después porque a estos hallazgos les siguieron otros similares en Inglaterra, Francia...

Creo que una de las últimas noticias aparecidas recientemente en una revista nos puede poner al corriente de lo poco que hemos avanzado en este punto y de cómo todavía tenemos que replantearnos muchas de nuestras viejas ideas: "...Hace unos años eran cosiderados poco más que bestias amorfas sin inteligencia que aparecieron en Europa hace 300.000 años adueñándose del Viejo Continente. Hoy las cosas han cambiado. Según han averiguado investigadores de la Universidad de Oxford, los neandertales no comían frutas o vegetales sino que obtenían todas las proteínas de su alimentación de los animales que cazaban...Basándose en los restos croatas han reabierto la vieja polémica sobre sobre la existencia o no de intercambios genéticos con los homo sapiens con quienes convivieron durante miles de años...han concluido que estos hombres de casi dos metros y sin duda los más poderosos humanos que hayan existido sobre la faz de la Tierra, eran diestros cazadores y mostraban un nivel de organización superior al pensado hasta el momento...Además habrían tenido la capacidad de soportar condiciones ambientales muy adversas... no existen razones para creer que los neandertales fueran explotadores del ambiente menos eficaces que el hombre moderno...". (Más Allá nº138, noticias de Paleoantropología).

¿Cuales serían, por lo tanto, las causas de la desaparición de esta humanidad que tanto prometía en el panorama de la evolución?.

Catástrofes climáticas, degeneración genética, luchas fraticidas con sus nuevos hermanos cromagnon por la supremacía en la creación...Todas, cualquiera o ninguna pueden ser las razones. Interrogantes como éste son aplicables a otros animales que poblaron la tierra, son miles las especies enteras que se extinguieron "de la noche a la mañana" en distintos períodos de tiempo.

¿Pero es tan importante saber las razones?.

Lo es en el sentido en que cuanto mejor conozcamos nuestro pasado sabremos más del futuro que nos espera... Y, en el "imposible e hipotético" caso de la desaparición de nuestra espécie, ¿cuando transcurriesen cien o trescientos mil años nos convertiremos también los homo sapiens sapiens del siglo XXI en una mítica raza de semi-dioses poseedores de los más avanzados conocimientos en ciencia, medicina, arte, tecnología, recordados también como sangrientos y constantemente dispuestos a la guerra, constructores de míticas ciudades y templos...?.

NOTA: En la actualidad las autopsias realizadas en EEUU arrojan una cifra que ronda el 25% en donde se encontraron tumores en la zona glandular de la pituitaria. Afortunadamente tan solo 3 personas de cada millón desarrollarán por completo la enfermedad. El tamaño de los tumores, responsables de la acromegalia, encontrados no es lo suficientemente grande como para alterar el funcionamiento de la glándula.
Avatar de Usuario
Jose Vergara
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 1042
Registrado: 26 Feb 2008, 00:50

Siguiente

Volver a Arqueología e historia

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron